El gobernador Rubén Costas recorrió desde las primeras horas de este sábado la costanera de Camiri que fue afectado por el desborde del río Parapetí, luego de que ese municipio se declarara en emergencia por los daños provocados por la crecida del agua de más de cinco metros.  

La autoridad dijo que tras conocerse del hecho se envió técnicos del Servicio de Encauzamiento y Aguas del Río Piraí (Searpi) con la finalidad de elaborar un proyecto que complemente las obras que restan por hacer en la costanera de ese municipio, distante a 290 kilómetros al sur de la capital cruceña.

Por tanto, la Gobernación gestionará recursos, aproximadamente Bs 7 millones,  para la construcción de gaviones sobre casi 2 kilómetros de costanera que aún está desprotegida.

Además, personal de la Gobernación cruceña y Coopagal continúan con las labores en las galerías filtrantes que fueron afectadas por la crecida del río,  a fin de normalizar la dotación de agua en Camiri.