La marcha de activistas y ciudadanos tiene un objetivo claro y es llegar a la ciudad de La Paz este 7 de diciembre para expresar su rechazo a la candidatura de Evo Morales y exigir al Tribunal Supremo Electoral que lo inhabilite haciendo valer el voto popular expresado en las urnas el 21 de febrero de 2016, por encima de cualquier fallo dictado por el Tribunal Constitucional apoyado en un pacto internacional. Salieron este lunes (8:00) desde Patacamaya.

Los marchistas defienden que su caminata es "por la democracia" y destacaron la buena recepción que tuvieron a su paso, primero en Konani (sábado) y ahora en Patacamaya en donde fueron recibidos por la junta de vecinos que les ofreció alimentos, agua y hospedaje para pernoctar y tomar un descanso.

El pastor Luis Aruquipa, activista que participa de la marcha, contó que una parte de la gente que conforma la caminata sufrió los embates del frío y la altura, "sobre todo los compañeros que llegaron desde el oriente y los hermanos de la tercera edad", pero que pese a esta situación han sabido sobrellevar los inconvenientes.

Mientras este grupo desarrolla su caminata por la carretera Oruro - La Paz, indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) y cocaleros de Los Yungas iniciaron esta misma jornada otra marcha desde el municipio de Chulumani.  

Se tiene pensado que ambas marchas logren encontrarse en la sede de gobierno para masificar la vigilia en inmediaciones del edificio del TSE, lugar al que también organizaciones afines al MAS anunciaron su llegada en los próximos días. 

La intención es ejercer presión al Tribunal Supremo Electoral (TSE) para lograr la inhabilitación de Evo Morales y de Álvaro García Linera. Plataformas, cívicos, sectores sociales y algunos políticos de oposición alistan recursos para desarrollar un paro nacional el 6 de diciembre. Aseguran que tienen respaldo en los nueve departamentos. Mientras, el Movimiento Al Socialismo (MAS) y organizaciones aliadas desahucian la medida y se enfocan en el apoyo a su binomio.