Una niña fue asesinada con 32 puñaladas en Argentina. Se trata de Joselin (10), hija de Saira Mamani (33), una ciudadana boliviana. El hecho tuvo lugar en la localidad bonaerense de Longchamps.

Los datos difundidos por medios de la vecina nación indican que se investiga si se trató de un femicidio. Los investigadores sospechan de un hombre con el que la madre de la niña estuvo en pareja durante diez años y del hijo de éste, Carlos C. (44 años) y Rubén C. (25).

La autopsia realizada a Joselin Mamani dio como resultado que sufrió 17 puñaladas en el rostro y otras 15 en la espalda con un cuchillo, mientras que los dos presuntos autores quedaron imputados, pero en libertad mientras se recolectan más pruebas.

La mujer contó que estuvo en pareja con Carlos C. durante 10 años, aunque desde hacía seis meses estaban separados. Agregó que luego formó una nueva pareja con Rubén C., lo que llevó a los investigadores a trabajar sobre la hipótesis de que alguno de ellos haya cometido el crimen, según Página 12.

El crimen fue descubierto el lunes por la tarde. La mujer denunció que se había retirado del inmueble a las 10.30 para dirigirse a un banco en el centro de dicha localidad y que dejó a su hija sola; al regresar, halló la puerta de rejas abierta y a su hija muerta a puñaladas en el piso de la cocina.