El Ministerio de Hidrocarburos trabaja aún en un anteproyecto de ley de hidrocarburos para adecuarla a la Constitución Política del Estado (CPE). Sin una fecha para su presentación ante la Asamblea Legislativa, la nueva ley será una acumulación de 472 normas que fueron aprobadas desde 2007. Un experto en el sector sugiere al menos tres grandes cambios, entre ellos, la modificación de los impuestos y regalías actuales.

“Por la coyuntura de precios y los avances de la industria, se ha tenido que afrontar la necesidad de emitir una normativa para el sector. Si bien se requiere una modificación de la Ley 3058, por la dinámica del sector y los nuevos paradigmas, ya se viene renovando la normativa hidrocarburífera, adecuándola a esa nueva realidad”, manifestó ayer el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, durante su informe ante el Senado nacional.

En ese sentido, dijo que desde 2007 se han emitido 102 leyes, 194 decretos, 176 resoluciones normativas y reglamentos que serán incorporados en el proyecto.

Entre ellos, están la Ley de Promoción de Inversión de Exploración y Explotación Hidrocarburífera, la Ley de Consulta y participación para las actividades hidrocarburíferas y sus modificaciones, el reglamento de costos recuperables y de costos reportados aprobados, el reglamento de contrataciones para operaciones petroleras, entre otros. 

Impuestos

El analista y exministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos propuso tres consideraciones importantes para actualizar la ley de hidrocarburos, que data del año 2005. “Como sugerencia, necesitamos cambiar nuestro sistema tributario, de regalías e impuestos. Lo que tenemos hasta ahora es que el tema impositivo 50/50 solo funciona para megacampos que están cerca a infraestructuras o áreas conocidas. Así, estamos postergando mucho el desa-rrollo de campos pequeños y de los que están en zonas alejadas”, argumentó Ríos.

Sobre el tema impositivo, el ministro Sánchez precisó que el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), antes no había. “Seamos sinceros, cuando se promulga la Ley 3058 no se aplicó durante un año, simplemente era un texto, quien aplica es Evo Morales”, agregó.

Pero además, dijo que la ley debería retomar las licitaciones petroleras y que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) en asociación se pueda presentar y competir por áreas que se  ponen en consideración.

“También deberíamos hacer que la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) tome su rol regulador y regule a las empresas privadas y a YPFB como si fuera una empresa más”, declaró.

Álvaro Ríos llamó a crear una norma para más de 15 años, que considere que está llegando un mundo eléctrico, de baterías de almacenamiento, de energías renovables alternativas y hay que hacer que el gas y el petróleo sean atractivos para las inversiones en toda la cadena.

El 22 de abril, en una entrevista concedida a EL DEBER, la presidenta de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos, que aglutina a las empresas petroleras, Claudia Cronenbold, precisó que la nueva ley de hidrocarburos debe respetar los contratos actuales y ser capaz de recoger de una manera positiva todos los acuerdos y los pasos que se han venido dando. “Que no venga a modificar condiciones ya establecidas, debe ser una ley que ayude a promover las inversiones y no que ponga en duda las inversiones que ya se hicieron”, señaló.

Petición de informe

Crisis Institucional
El senador Fernando Campero criticó la crisis institucional de YPFB y dijo que la nueva normativa debería regularla mejor.

Régimen tributario
El Gobierno pretende que el régimen tributario del sector hidrocarburífero se mantenga como está en la Ley 3058.

Contratos
También se mantendrá que YPFB sea la única que suscriba contratos de servicios o de prestación de servicios.

Tags