Parece una broma, pero no lo es. Vicencia Apaza, concejala del municipio de San Pedro de Curahuara, provincia Gualberto Villarroel (La Paz), "persigue" en motocicleta a sus colegas para poder sesionar. Ellos tratan de despistarla, programando las reuniones en comunidades alejadas sin avisarle a tiempo, para que no asista.

"Más temprano salgo y llego, veo ahí el panel informativo y veo que dice en otra comunidad, donde yo no pueda llegar (...) A una le duele. A mí nunca me ha gustado atrasarme. Por eso es que también he comprado la moto, para perseguirlos a ellos", contó la mujer a Página Siete.

A mediados de este mes la autoridad denunció, junto a su colega Zaida Mery Choque (MAS), que son víctimas de acoso política, a consecuencia de haber denunciado hechos de corrupción en 2016, por uso indebido de bienes del Estado.

Tuit del Observatorio de Paridad Democrática: 

Ya en ese entonces contaba que existe una estrategia de los otros concejales de mover cada vez las sesiones para que ella, junto a su colega, acumulen la mayor cantidad de faltas y así sean destituidas.

"Dicen que tengo 14 faltas. Justificamos cada falta, pero no nos hacen valer. Ellos parece que se divierten con eso. 'He llegado atrasada por el hecho de que ustedes no ponen el panel informativo 24 horas antes', les digo. Eso hacen para destituirnos", contó al matutino.

Presentó una acusación por acoso político ante la Fiscalía en Sica Sica, pero sus detractores llevaron a sus propios funcionarios testigos de descargo y el Ministerio Público rechazó su denuncia. Indicó que la decisión fue apelada y se espera una decisión del Fiscal Departamental.