En Santa Cruz se vive cada año con mayor veneración la fiesta en honor a la Virgen de Urkupiña. Este ritual religioso cumple 20 años de realización en el barrio bautizado con el nombre de la santa. Desde entonces la fiesta crece en participación de bailarines y devotos que aseguran que regresan para agradecer por los milagros cumplidos. 

La fiesta de Urkupiña es oriunda del municipio de Quillacollo, Cochabamba, y se celebra del 14 al 16 de agosto. Por su colorido, alegría y variedad de danzas tradicionales, se ha constituido en una de las más grandes de Bolivia, después del Carnaval de Oruro, que atrae a miles de turistas de todo el país y que incluso se celebra fuera de nuestras fronteras.

Bailarines por devoción
El coordinador de la fraternidad Caporales, Iver Rocha Flores, contó que lleva ocho años seguidos bailando, porque asegura que gracias a la protección de la “Virgencita” logró sacar adelante su licenciatura en educación. 
De similar opinión fue el bailarín Christopher Méndez, que lleva 13 años dedicados a este rito. Reconoció que cuando comenzó solo quería cumplir los tres años que requiere la tradición, pero cuando vio que se cumplió su objetivo, que era trabajar y ayudar a su familia, decidió continuar para rendir testimonio de su milagro.

Hay más devotos cruceños

La hermana Inez Davostin, de la Capilla Virgen de Urkupiña, destacó el crecimiento de la comunidad creyente, que este año hizo posible el festejo con aportes de más de Bs 12.000, una cifra mayor a la del año anterior. 
Agradeció además el apoyo de instituciones como la Subalcaldía del Plan 3.000, la comunidad Hombres Nuevos y la Asociación de Mototaxis Primero de Mayo, entre otras. 

El integrante del Consejo de la Capilla Virgen de Urkupiña, Pedro Surubí Peña, estimó que el número de danzarines se incrementó a 4.000 repartidos en las ocho fraternidades confirmadas. Dijo que este año la mayoría son nuevos integrantes. 

Fiesta en Cochabamba
Cerca de 40.000 bailarines comenzaron su participación en la entrada folclórica de la Virgen de Urkupiña, con 56 fraternidades participantes que se arrodillaron frente a la imagen de la Virgen en Quillacollo. Para hoy se tiene prevista la misa solemne en el templo.