James Thornton termina su misión como Embajador del Reino Unido después de tres años muy intensos en las relaciones entre Londres y La Paz. Resalta los avances de la democracia boliviana y anticipa que el mundo estará atento al proceso electoral que se llevará a cabo en octubre de este año con la esperanza de que sean unas elecciones libres, justas y transparentes.

 ¿Cuál es su evaluación de estos tres años de gestión al frente de la Embajada británica en Bolivia?

Han sido tres años muy fructíferos para las relaciones entre Bolivia y el Reino Unido y para mí en lo personal y lo profesional. Tuve la fortuna de conocer a un gran país, por su gente y sus maravillosos lugares. Santa Cruz, especialmente, es una ciudad muy dinámica con una tasa de crecimiento impresionante del 6,5% anual, al mismo nivel de China. Me voy convencido de que el Reino Unido tiene que hacer mucho más por esta ciudad y esta región.

 ¿Bolivia está mejor que en 2015 cuando Ud. llegó? ¿En qué avanzó y en qué retrocedió?

Hubo un crecimiento sostenido a pesar de la caída de los precios de las materias primas. Bolivia está mejor que hace tres años, sin duda. Este es un país que tiene sus propios desafíos, y económicamente está en el buen camino. Una tasa de crecimiento de casi 5% en los últimos 10 años es impresionante.

 Una misión de la Unión Europea y Estados Unidos se reunieron esta semana con el Tribunal Supremo Electoral (TSE). ¿Cómo ve el actual proceso electoral que vive Bolivia?

Yo también estuve en esa reunión. Los ojos del mundo están y van a estar puestos en Bolivia en octubre y esperamos que se fortalezcan los avances considerables que se han hecho en materia democrática en los últimos 36 años.

 En el Reino Unido los referendos son sagrados, el Brexit es un ejemplo de esa vocación de respeto por la voluntad popular. ¿Cómo ve la decisión de Evo Morales de desconocer el resultado del referéndum del 21 de febrero de 2016, que le dijo No a su repostulación en octubre de este año?

Hay dos elementos. Está el fallo del Tribunal Constitucional, que reconoce el derecho del presidente a postularse, y que el Gobierno dice que le da legitimidad para hacerlo. Pero lo más importante ahora es asegurar, como en cualquier país, el buen desempeño de las elecciones para que sean libres, justas y transparentes, donde los candidatos pueden competir en igualdad de condiciones.

 ¿En materia de la erradicación de coca y combate al tráfico de cocaína, ¿Bolivia hizo lo suficiente en estos años?

Quisiéramos ver una mayor erradicación y nos preocupa el aumento de cultivos de coca en el país. Entendemos que hay usos tradicionales que datan de muchos siglos, pero también parece haber producción de cocaína y hay tránsito de esa droga proveniente de Perú. Hemos trabajado en varios proyectos para capacitar a funcionarios para enfrentar este fenómeno.

 El Mercosur priorizará un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. ¿Cuáles son las trabas para que se concrete dicho acuerdo?

Hubo varias reuniones de negociaciones y esperamos que haya un acuerdo próximamente, porque eso está en el interés tanto de Europa como del Mercosur.

 ¿Confía en que la primera ministra Theresa May pueda salir del actual brete político en el que se encuentra el debate sobre el Brexit del Reino Unido con la Unión Europea?

Nos enfrentamos a una decisión muy importante con grandes consecuencias para el futuro del Reino Unido y de la Unión Europea. Hay un debate muy vigoroso en ese sentido, pero todo dentro de la institucionalidad. La primera ministra Theresa May está consultando a todas las partes para ver un mejor acuerdo con la UE y para ver cómo podemos salir de esta situación.

 ¿Cómo está la monarquía británica?

Es una institución muy sólida. La monarquía es un símbolo de la unidad no solo para el Reino Unido, sino de la mancomunidad de naciones que lo conforman. La Reina Isabel II es jefa de Estado de, nada menos, que de 16 países de la ONU. Los países del Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda y muchos otros Estados. La monarquía tiene 1.000 años de historia, pero también es muy flexible para adaptarse a los tiempos modernos y ha evolucionado tanto como nuestro sistema constitucional. Hoy la monarquía tiene gran respeto en los países de la mancomunidad y también en todo el mundo.

 ¿Cuáles son sus planes tras la finalización de su misión?

Inicialmente regresar al Reino Unido. Bolivia fue mi tercer puesto consecutivo en el extranjero después de mis misiones en la OCDE en París (Francia) y en Zambia. Yo voy a extrañar mucho a Bolivia porque es un país estupendo en su desarrollo y en su carácter, pero también en su geografía. Han sido tres años muy intensos donde hemos fortalecido las relaciones entre Bolivia y el Reino Unido.