El trabajo coordinado entre vecinos y la Policía ha permitido en los últimos meses generar un cambio en el barrio Ambrosio Villarroel y en las Cabañas del Piraí. Hace un par de semanas se inauguró un puesto policial en este sitio de expendio de comidas tradicionales y en los próximos días se abrirá una escuela policial para la formación de niños, adolescentes y jóvenes en valores y seguridad ciudadana.

El comandante de la EPI 4, Miguel Mercado, señaló que en la infraestructura se darán clases teóricas a más de un centenar de voluntarios. Destacó también que antes de la aplicación del 'Plan Piraí Seguro', había por lo menos una denuncia por día de robo o atraco en la zona y que en los meses de junio y julio no se ha registrado ni una sola.

También puedes leer: La Policía se queda ‘a vivir’ en las cabañas del Piraí con 40 agentes

Por su parte, Juvenal Orellana, de la junta vecinal del barrio, destacó que antes de la aplicación de este plan, los jóvenes convivían entre hechos delincuenciales, expendio de drogas y drogodependientes y deambulaban por la zona y que ahora tienen una alternativa de formación.