El juez James Cohen que atiende el juicio contra el ex presidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, y de su entonces ministro de Defensa, Carlos Sánchez Berzaín, en los tribunales de Fort Lauderdale de Florida, EEUU, dijo tener “serias reservas” sobre la existencia de pruebas que vinculen a los acusados con ejecuciones extrajudiciales del denominado ‘octubre negro’, de 2013.

La afirmación del juez Cohen, según publica el portal boliviano urgentebo.com, se produjo este viernes, en la sesión previa al ingreso a la parte culminante de este histórico proceso judicial. La próxima semana el caso pasará a conocimiento del Jurado.

“La Corte tiene serias reservas en cuanto a la suficiencia de la evidencia relacionada con un plan para usar la fuerza letal contra civiles. Además, el Tribunal tiene lo que yo clasificaría como serias reservas en cuanto a la suficiencia de la evidencia vinculando a los acusados con cualquier ejecución extrajudicial”, sostuvo Cohen, según urgentebo.com

 

Este viernes fue la última sesión de presentación de pruebas, testigos y otros elementos que pudieran apoyar a la demanda o la defensa en la argumentación del juicio civil demandado por familiares de ocho víctimas de los hechos de octubre 2003.

El 5 de marzo, en los tribunales de Fort Lauderdale de Florida, EEUU, comenzó el juicio contra Goni y Sánchez Berzaín, 14 años y medio después de los luctuosos hecho en octubre de 2003, que acabaron con la vida de más de 50 personas y que obligaron a Sánchez de Lozada a huir del país.

El expresidente y su exministro, que gozan de asilo político en EEUU, culpan al presidente Evo Morales, que entonces era dirigente de los cocaleros, de haber provocado con esas protestas el derrocamiento de un Gobierno constitucional.