La corriente popularista, Socialismo Siglo XXI, que azoló el continente por más de una década, tuvo dos características principales: la corrupción y su talante marcadamente dictatorial. 

Los hechos de corrupción que sucedieron durante este periodo, fueron los más grandes de la historia. El continente bajo sus garras retrocedió notablemente, en materia de democracia y derechos humanos. Fue la versión izquierdista del Plan Cóndor.

Una somera investigación en los medios, nos da los siguientes titulares: 5 grandes casos de la corrupción chavista (Diario las americas.com 06-04-16), La corrupción en Venezuela mata (El Mundo 24-06-17), El País revela red de corrupción en la PDVSA de Hugo Chávez (20minutos.com.mx 13-12-17), Lula, investigado por el escándalo de corrupción de su partido (El País 06-04-13), Odebrecht, la corrupción del socialismo del siglo XXI (Siempre.mx 11-03-17), Ratifican condena a Lula da Silva por corrupción y lavado de dinero (CNN 24-01-18), La corrupción en YPFB, otras denuncias de Santos Ramírez y nuevos delitos en agenda (Plataformaenergetica.org 17-07-12), Fondo Indígena, un millonario caso de corrupción que envuelve a la base social del MAS (Correo del Sur 17-12-15), El caso Zapata-Morales sacude los cimientos del MAS (Pagina Siete 05-03-16), Schoklender: "Néstor tenía un plan de corrupción, Cristina estaba psicótica"(Perfil.com 16-06-16), New York Times analizó la corrupción durante la década kirchnerista (Perfil.com 07-08-16), Cristina Kirchner, a juicio por corrupción (El Periódico 02-03-18), solo para citar algunos.

“Según el Banco Mundial, la corrupción es sin duda el mayor obstáculo para el desarrollo económico y social de un país. Su ejercicio no solo menoscaba los recursos que el Estado utiliza para satisfacer las necesidades de sus habitantes; también desincentiva la realización de inversiones, frena el desarrollo económico, perpetúa los niveles de pobreza, promueve la ineficiencia, la inestabilidad y la violencia” (compite.com.co-2011-2012).

En suma: el populismo; que disque defiende a los pobres, terminó siendo el más corrupto de la historia continental. Y no hay ladrón más grande que el que le roba a un pueblo pobre, porque finalmente termina quitándole el derecho al desarrollo, para vivir bien.