Esta mañana se registró un gran movimiento en el Comando Departamental de la Policía, al menos ocho buses fueron abordados por un gran contingente de policías para dirigirse hacia los puntos donde todavía persiste el bloqueo indefinido que mantiene cortada la ruta Santa Cruz-Trinidad.

Ayer, más de 200 efectivos lograron levantar los puntos de bloqueo instalados en Puerto Paila y Pailón; sin embargo, quedaban otros puntos que mantenían la carretera bloqueada. San Julián, Cuatro Cañadas, Guarayos y El Puente, son los lugares que continúan bloqueados.

En su intento de levantar la medida de presión en San Julián, un minubús arrolló anoche al grupo de policías dejando al menos ocho agentes heridos, mismos que fueron internados en una clínica privada, mientras que el conductor del motorizado fue aprehendido.

De los ocho agente que fueron internados, tres fueron dados de alta y el resto continúa siendo evaluado por los médicos de la clínica. Se aguarda que en las próximas horas se emita un comunicado sobre su estado de salud.

La Policía tiene la orden de restablecer el libre tránsito, en ese sentido buscan a través del dialogo desactivar la medida de presión instalada por los transportistas del Bloque Chiquitano; sin embargo, no descartan hacer uso de la fuerza pública si el diálogo no prospera.

Desde este lunes la carretera que conecta a Santa Cruz con Trinidad se encuentra bloqueada de forma indefinida por los transportistas que piden la refacción de la vía interdepartamental, la ejecución del proyecto Cotoca-Paraíso, la renuncia del gerente regional de la ABC y la administración de los recursos que recauda Vías Bolivia en este tramo.

El diputado del MAS, en calidad de presidente de la Brigada Parlamentaria de Santa Cruz, Henry Cabrera, se comprometió en ser el mediador de este conflicto y hacer llegar hacia los Ministerios correspondientes las demandas con la finalidad de dejar expedita la carretera interdepartamental.