Los tetrápodos prehistóricos evolucionaron más rápido de lo que se pensaba hasta ahora al aprender a caminar de forma erecta sobre la tierra, de acuerdo con un estudio realizado con robots en universidades de Alemania y Suiza y publicado hoy en la revista científica Nature.

La investigación, liderada por John Nyakatura, de la Universidad Humboldt de Berlín, y Kamilo Melo, de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza), revela que el desarrollo de la locomoción eficiente en tierra precedió a la evolución y diversificación de los amniotes (reptiles, aves y mamíferos).

Los tetrápodos o animales de cuatro patas desarrollaron varias adaptaciones que les facilitaron el movimiento y pudieron pasar de vivir en el agua a caminar sobre la tierra.

Dentro de los tetrápodos, el grupo de los amniotes se diversificó rápidamente y se ha asociado con el desarrollo de una caminata más eficiente y vertical, aunque los investigadores no han podido precisar el momento en que se produjo esta locomoción más avanzada.

Los expertos estudiaron distintos fósiles de Orobates pabsti, un género extinto de grandes reptiles similares a anfibios que fueron los primeros tetrápodos herbívoros y también los primeros animales exclusivamente terrestres de gran tamaño.

Vivieron hace unos 290 millones de años y se cree que están estrechamente relacionados con los amniotes.

Los restos fósiles de Orobates pabsti permitieron revelar conocimientos sobre su movimiento y marcha, según la investigación.

Al combinar análisis de fósiles y rastreos de Orobates con mediciones de cuatro especies de anfibios y reptiles actuales, los autores elaboraron una reconstrucción digital de Orobates y una simulación robótica a la que llamaron "OroBOT".

Con ella exploraron la plausibilidad y la efectividad de los posibles estilos de caminata y llegaron a la conclusión de que los Orobates eran probablemente capaces de caminar más erguidos, pudiendo haber evolucionado antes de lo que se pensaba hasta ahora.