Ramiro Quenta fue alejado de su cargo de juez, tras dos denuncias que apuntaban a que dirigía ebrio audiencias. En la segunda ocasión fue descubierto con bebidas acohólicas en su oficina.

Litigantes sintieron el aliento alcohólico del administrador de justicia. La Policía encontró dos botellas de whisky y una botella de cerveza. En febrero de este año fue la primera vez que lo sorprendieron en similar comportamiento.

El Consejo de la Magistratura decidió destituir del cargo al administrador de justicia e informó que se tiene varios antecedentes verificados, que dan cuenta de que el juez habría llevado adelante audiencias en estado de ebriedad, además de haberse negado a someterse a los exámenes luego de haber sido denunciado.

La primera vez que fue descubierto se anunció que sería procesado por el Consejo de la Magistratura, al considerar que incurrió en una falta gravísima e incumplió sus deberes, porque también se encontraba en audiencias. Sin embargo, solo fue cambiado de distrito a La Paz.