Opinión

OPINIÓN

La revolución irreversible de la energía solar

Guido Alejandro Arana Hace 11/25/2018 7:00:00 AM

Las células fotovoltaicas de hoy se basan en un hallazgo afortunado de 1839; un electrodo tocado por la luz solar generó corriente. El año 1883 ya se produjo un panel fotovoltaico con apenas 1% de eficiencia. Finalmente, en 1954 los laboratorios Bell crearon la primera célula solar de silicio. Entre 1960 y 1970 la energía solar cayó en desgracia por su elevado costo y bajo rendimiento. En esa época cada panel costaba más de 100 dólares por vatio y su eficiencia solo era del 10%. Tener energía solar era prácticamente prohibitivo. Con el progreso tecnológico esto fue cambiando. Hoy asistimos a una verdadera revolución planetaria de la impecable energía natural y eternamente renovable que nos provee el astro rey. El precio por vatio se ha reducido de forma enorme por la dramática caída del precio de los paneles solares, actualmente inferior a los 25 centavos de dólar por unidad.

El sol es, hoy por hoy, el recurso energético renovable de mayor crecimiento y una de las fuentes más baratas de energía que tiene la humanidad. Los procesos de innovación han ido mejorando la eficiencia y abaratando los paneles que capturan la energía del sol y la transforman para usos industriales u hogareños. Y esos avances no cesan, es casi una operación matemática el predecir que el costo por panel podría llegar casi a cero en poco tiempo más y con una eficiencia unitaria superior al 22%. Esto es lo que aseguran los expertos y ya se lo ve casi a diario en varios lugares de Asia, Europa y Norteamérica, regiones que lideran el uso de energía solar.

Las zonas desérticas y eternamente soleadas del globo terrestre que antes -en términos inmobiliarios- no valían casi nada, podrían pasar a tener valores insospechados ante esta nueva revolución solar que, además, parece ser irreversible. Lugares como el Altiplano boliviano, el desierto de Atacama, el desierto del Sahara, el de Gobi, Arizona y otros, podrían llegar a valer muchísimo en el futuro inmediato por su capacidad de recibir abundante luz solar continua, lo que en combinación con el cada vez más bajo precio de los paneles, hará que la energía proveniente del sol sea cada vez más usada y más competitiva ante otras fuentes energéticas renovables y no renovables, agregando además su condición de ser absolutamente limpia. Ojalá en nuestro país alguna autoridad competente del ramo esté tomando nota de estos singulares avances que se están produciendo globalmente y haga algo al respecto.