Con los gritos de ‘Bolivia dijo No’ y ‘el pueblo se respeta’, Samuel Cabrera, presidente de la Federación Cruceña de Personas con Discapacidad, se unió ayer por la mañana al piquete de huelguistas encabezado por los cívicos para exigir respeto a los resultados del referéndum del 21-F. Por la tarde, la huelga se masificó.

El presidente cívico cruceño, Fernando Cuéllar, que cumple su sexto día de ayuno, dijo que en las próximas horas se sumarán representantes de diferentes sectores y de las provincias, aunque reconoció que en otros departamentos recién están incrementando el número de huelguistas.

El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, visitó a los huelguistas instalados en la plaza para alentarlos, mientras el movimiento cívico nacional solicitó a los parlamentarios que gestionen la abrogación de la Ley de Partidos Políticos. En la capital cruceña hay tres piquetes, dos en la plaza 24 de Septiembre y uno en la Villa Primero de Mayo.

El resto del país

En Tarija son siete los que ayunan en rechazo a la repostulación. El presidente del Comité Cívico, Juan Carlos Ramos, estima que personas de otras instituciones se sumarán a la medida.

Antonio Alarcón, presidente del Comité Cívico Pro Departamento de La Paz, y Benito Fernández, cívico de El Alto, forman parte del grupo de cinco personas que instaló ayer el primer piquete de huelga de hambre en el templo de Las Carmelitas.

En Cochabamba son siete los huelguistas y hubo crucifixiones. Mientras que en Sucre se instaló el primer piquete en el quiosco de la plaza 25 de Mayo.