El presidente Evo Morales recordó este lunes que cuando era niño lo molestaban por no hablar quechua. Sucedió en uno de sus viajes con sus llamas, una vez que llegó al municipio de Independencia en Cochabamba.

"Cuando era niño fui con mis llamas a Independencia, 11, 12 años, no entendía nada quechua, era aymara cerrado. Esos chicos de mi edad me molestaban en quechua, no entendía que decían, que me insultaban", contó desde Potosí el jefe de Estado.

Explicó que poco a poco fue entendiendo, pero todavía se equivocaba en la pronunciación al decir "no me molesten" en quechua. "Todavía ahora me doy cuenta, algunas personas recuerdan como me estaban molestando, discriminando, cuando era niño y yo caminaba con mis llamas porque había sequía", agregó.

La anécdota de Morales tiene lugar en medio de los cuestionamientos sobre si habla o no una lengua nativa. El fin de semana fue entrevistado por una radio en El Alto, saludó en aymara, pero luego respondió en castellano todas las preguntas que le hicieron.