A horas de la Nochebuena se puede ver en diferentes mercados y zonas de la ciudad una gran cantidad de comerciantes informales, que se han asentado para ofrecer sus productos. En la feria Barrio Lindo, incluso, se han colocado a unos dos metros de distancia de las rieles del tren, poniendo en riesgo su integridad física y la de los compradores.

En la rotonda del Plan 3.000 y también en el mercado antiguo La Ramada se observan situaciones parecidas con una presencia masiva de gremiales. Sobre este último centro de abastecimiento, Erlan Camacho, secretario de Seguridad de la comuna cruceña, responsabilizó al dirigente Jaime Flores de ser uno de los que lucra con el 'loteamiento' y división de espacios públicos para que los informales se asienten.

"Son malos dirigentes que no quieren cumplir la normas, pese a las condiciones que ya se le dio a este sector", dijo el secretario que tampoco ocultó su sorpresa por la gran cantidad y afluencia de comerciantes que han llegado a Santa Cruz y que, "lamentablemente, perjudica en todo sentido pues se echa por tierra cualquier tipo de planificación que se haga para la recuperación de espacios públicos".

Destacó el hecho de que la guardia municipal "ha hecho un esfuerzo sobrehumano" para poder controlar de manera efectiva la situación y que no está contemplado en este momento realizar alguna intervención para retirar por la fuerza a los informales, pues apostarán por el diálogo.

Camacho aclaró que el municipio no autorizó ni mucho menos hizo el cobro por estos asentamientos y que los que se benefician, de manera directa, son los "malos dirigentes".

En la feria Barrio Lindo los comerciantes se han colocado a unos dos metros de distancia de las rieles del tren (ver video)