A través de un video que compartió en las redes sociales, la presidenta Jeanine Áñez lamentó la pérdida de vidas en la ciudad de El Alto y puso a disposición a su gabinete ministerial para que a través del diálogo se escuchen sus demandas y de esta manera lograr la pacificación del país.

Lamentamos de corazón las muertes de nuestros hermanos en El Alto, nos duele porque somos un gobierno de paz”, manifestó Áñez.

La mandataria puso a todos sus ministros a disposición para escuchar las demandas que tienen en esta ciudad, con el objetivo de pacificar el país. Además, solicitó a los organismos internacionales y a la iglesia acompañar este proceso que busca detener la violencia.

Unámonos para reconciliarnos, para construir la Bolivia por la que todos estamos luchando y para que nunca más un boliviano esté por encima de otro”, señaló la presidenta.

Los conflictos sociales en Bolivia se iniciaron el 21 de octubre cuando el movimiento cívico convocó a un paro a nivel nacional denunciando fraude en las Elecciones Generales, hecho que luego fue confirmado por una auditoría de la Organización de Estados Americanos y que provocó la renuncia de Evo Morales a la Presidencia del país. 

La dimisión fue rechazada por grupos afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) que iniciaron violentos enfrentamientos y bloqueos que persisten en la ciudad de El Alto y algunos departamentos.