El embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea (UE), Gordon Sondland, un aliado de Donald Trump, reveló ayer en el Congreso que siguió las órdenes del presidente estadounidense en la búsqueda de un acuerdo para que Ucrania investigara a su rival político, Joe Biden, a cambio de una reunión en la Casa Blanca.

Sondland testificó en la segunda semana de audiencias televisadas en las que los demócratas buscan establecer si Trump abusó del poder de su cargo al condicionar ayuda militar y una reunión de la Casa Blanca para lograr un compromiso de Zelenski para investigar a los Biden.

En un explosivo testimonio televisado durante una audiencia en la pesquisa con miras a un juicio político contra Trump, Sondland, uno de los diplomáticos más influyentes, dijo que creía que el presidente estaba presionando a Ucrania para investigar a su potencial rival en los comicios de 2020, Joe Biden.

“Nosotros seguíamos las órdenes del presidente”, testificó Sondland ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

Sondland afirmó que los diplomáticos estadounidenses tuvieron que trabajar con el abogado personal de Trump, el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani.

El alto funcionario dijo que Trump condicionó un encuentro con su homólogo de Ucrania, Volodimir Zelenski, mientras Giuliani exigió que Kiev anunciara públicamente que estaba investigando una compañía de gas en la que el hijo del exvicepresidente Biden, Hunter, ocupó un puesto en la junta.

Giuliani también quería que Zelenski investigara una teoría de conspiración ampliamente desacreditada de que Ucrania plantó evidencia en un servidor del Partido Demócrata de Biden para demostrar que Rusia interfirió en las elecciones de 2016.

“Como testifiqué anteriormente, las solicitudes de Giuliani constituyeron un ‘quid pro quo’ (una cosa a cambio de otra) para arreglar la visita a la Casa Blanca del presidente (Volodomir) Zelenski”, afirmó el diplomático, un hombre de negocios nombrado embajador.

Sondland dijo que “nunca recibió una respuesta clara” sobre por qué la Casa Blanca suspendió 391 millones de dólares en ayuda para la seguridad de Ucrania -enfrascada en un conflicto con los separatistas prorrusos en el este- pero que “llegó a creer” que también estaba vinculada a las investigaciones que Trump buscaba.

“Yo estaba categóricamente opuesto a cualquier suspensión de la ayuda, ya que los ucranianos necesitaban esos fondos para luchar contra la agresión”, dijo.

“En ausencia de cualquier explicación creíble para la suspensión de ayuda, más tarde llegué a creer que la reanudación de la ayuda de seguridad no ocurriría hasta que hubiera una declaración pública de Ucrania comprometiéndose con las investigaciones de las elecciones de 2016 y Burisma, como Giuliani había exigido”.

Trump se esforzó en distanciarse de Sondland: “No lo conozco muy bien. No he hablado mucho con él”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca”, mientras el diplomático aún declaraba en el Congreso.

Caza de brujas

Donald Trump exigió ayer poner fin de inmediato a la investigación de juicio político en su contra luego de un explosivo testimonio de uno de sus altos diplomáticos, calificando las audiencias en el Congreso como una cacería de brujas.

“Esta caza de brujas debe acabar YA. ¡Es tan mala para nuestro país!”, escribió Trump en Twitter después de que Gordon Sondland, el embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea, dijo a los legisladores que había estado siguiendo las órdenes de Trump en busca de un acuerdo “quid pro quo” (una cosa por otra) con Ucrania.