Al menos una persona fallecida y 15 heridos es el saldo de una jornada de tensión en la extranca de Senkata, en el distrito 8 de la ciudad de El Alto. Cuando un convoy de combustible abandonó el sector, un grupo violento tumbó una de las paredes de la planta engarrafadora y generó la intervención de militares y efectivos de la Policía Boliviana.

Imágenes muestran cómo un cuerpo de sexo masculino quedó tendido en medio de la avenida, custodiado por uniformados, ante la protesta de algunas mujeres que denunciaban el “asesinato”. Luego, una ambulancia llegó y trasladó el cadáver hasta un centro médico, donde fue identificado como Deybi Posto Cusi (31).

Momento en el que se evacuó a la víctima:

“Muy triste lo que está pasando acá. En el momento que yo lo colaboraba al herido, yo también he recibido impactos. Muy triste, doloroso, ver morir así a un compañero, murió en mis manos”, contó entre lágrimas el médico Jaime Huaranca, que se encontraba en la zona.

EL DEBER se contactó con Teresa Subieta, representante de la Defensoría del Pueblo en La Paz, quien confirmó el deceso y reportó al menos 15 heridos. Al momento de la comunicación, ella se encontraba en el hospital Sagrado Corazón de Jesús, realizando aún el levantamiento de datos.

La versión del médico:

Para dispersar a los manifestantes, los uniformados utilizaron agentes químicos. Sin embargo, vecinos denunciaron que también fueron disparados balines de goma, que habrían impactado en unas 15 personas que fueron evacuadas al hospital Boliviano-Japonés.

En un contacto con Bolivia TV, el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, dijo que desconocía el informe sobre víctimas o heridos producto de la salida de los motorizados con combustible, mientras que el titular de Gobierno, Arturo Murillo, no contestó las llamadas realizadas por este medio de comunicación.