Más de 1.000 ciudadanos de nacionalidad cubana que vivían en distintos puntos del territorio boliviano regresarán a su país tras decisión de deportación decretada por la Dirección de Migración, dependiente del Ministerio de Gobierno.

Los primeros 224 ciudadanos cubanos que afirman ser médicos de profesión ya llegaron a La Habana, la tarde del sábado. Fueron recibidos por el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal.

Esta autoridad recibió junto a otros compatriotas a los médicos de batas blancas y portando la bandera de Cuba tras arribar en un avión de ese país.

La tarde de ayer, el Ministerio de Gobierno informó de que salió del aeropuerto de Viru Viru otro avión de Cubana de Aviación con al menos 150 personas que fueron deportadas.

Un informe del Ministerio de Gobierno, como resultado de reportes de la Dirección Nacional de Interpol, señala que más de 1.000 cubanos regresarán a su país, luego de las medidas del nuevo Gobierno de transición.

En la primera partida de 224 cubanos figuran al menos 106 médicos que vivían en un edificio del tercer anillo externo de la avenida Mutualista. Este inmueble fue intervenido el jueves pasado por la Policía de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen y la Interpol. Los agentes acudieron al lugar atendiendo llamados de vecinos que observaron la presencia de los extranjeros que al parecer manipulaban cajas que se creía que era armas. Sin embargo se detectó que eran equipos médicos que, según declaraciones, utilizaban en su actividad en diferentes centros hospitalarios.

La Dirección de la Interpol en sus informes señala que tienen registrados a más de mil cubanos. La mayoría de estos ciudadanos vivían desde hace algún tiempo prestando servicios de medicina en las zonas rurales y en algunas ciudades capitales, bajo un convenio firmado por el anterior Gobierno de Evo Morales.

Les dan garantías

El Ministerio de Gobierno, a través del ministro Arturo Murillo, aseguró que hay investigaciones que se llevan adelante sobre las actividades que estaban realizando. Murillo sostuvo que se pudo verificar que algunos cubanos no necesariamente estaban cumpliendo tareas de bien, sino activando hechos que no aportan a la pacificación del país y que eso no se permitirá. Sin embargo, manifestó que los extranjeros, no solo cubanos que aporten con trabajo sacrificado, tendrán todas las garantías para vivir con dignidad en el territorio nacional.

Pocos reconocen su trabajo

En un comunicado, el director general de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones de Cuba, Eugenio Martínez Enríquez, sostuvo que se ha observado con consternación un enfoque manipulador en redes sociales y en cuentas falsas de procedencia y origen dudoso que alienta la idea de que los colaboradores cubanos en Bolivia participan, organizan o se involucran en las protestas en ese país. Señaló que ahora pocos reconocen la importante labor de servicio que prestaron sus profesionales en Bolivia.

“Además de negarlo enfáticamente, queremos denunciar que en estos momentos en que estamos hablando ha sido detenida injustamente la coordinadora de la Brigada Médica cubana en Bolivia, compañera Yoandra Muro Valle, junto con el logístico de la Brigada, compañero Jacinto Alfonso Pérez”, afirmó Eugenio Martínez Enríquez. Manifestó que sus compatriotas han prestado servicios en Bolivia fruto de un convenio de cooperación.

Al mismo tiempo el ministro de Salud de Cuba, al recibir a los 224 médicos en La Habana el sábado, dijo: “Tengan la certeza de que no descansaremos hasta que podamos abrazar al último miembro de esta delegación, que regresa a nuestra patria con la convicción de que cumplieron el deber”.

Esta avanzada regresa “con toda dignidad y alta moral”, tras cumplir una “noble, consagrada y meritoria labor”, tuiteó por su parte el canciller cubano, Bruno Rodríguez, que también acudió al aeropuerto a recibir a los médicos.

La semana pasada, en ciudad Satélite de El Alto de La Paz, tras la denuncia de pobladores, la Policía detuvo a cuatro ciudadanos cubanos, entre ellos una mujer, en poder de una mochila con Bs 90.000.

La Policía inició las pesquisas al recibir información de que estos extranjeros tenían ese dinero para pagar a marchistas afines al MAS para generar violencia en diversos puntos de La Paz.