Varios militares venezolanos han sido detenidos acusados de apoyar supuestos planes de Estados Unidos y Colombia para derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro, dijo el mandatario en una entrevista difundida ayer.

“En los últimos meses (...) hemos desmembrado, con participación propia de oficiales de nuestra fuerza armada, más de 47 intentos de captar oficiales para ponerlos al servicio de la estrategia de Colombia y de los gringos”, afirmó Maduro al canal privado Televen.

“Hay gente presa por eso, algunos cedieron y fueron comprados y sencillamente fueron descubiertos o interceptados por la información de oficiales patriotas”, remarcó el presidente venezolano, que no precisó cuándo se dieron las detenciones ni el número.

Según el mandatario, con la captación de estos militares se buscaba “robar misiles” en Venezuela, además de “tratar de anular el sistema” de aviones Sukhoi, de radares fijos y móviles, y “el sistema de torpedos y defensa misilística de la Armada Bolivariana”.

Confrontado a la peor crisis de la historia reciente del país petrolero, Maduro aseguró que mantiene “permanente inteligencia” destinada a detectar intentos para “tratar de dividir y debilitar” a la fuerza armada, considerada por la oposición y analistas el sostén principal de su Gobierno.

Por otra parte, descartó que en Venezuela se produzca un escenario similar al de Bolivia.

La fuerza armada venezolana “no se va a arrodillar más nunca a los gringos, ni se va a poner más nunca al servicio de la oligarquía de este país”, sostuvo Maduro, que culpa a Washington de alentar el “golpe de Estado” que forzó la renuncia de Morales.

Dolarización

El presidente de Venezuela dijo también ayer que no desaprueba la dolarización de facto que experimenta un sector de la economía del país, al considerar que el fenómeno actúa como una “válvula de escape” que aporta a la “recuperación y despliegue” de las fuerzas productivas.

El bolívar es la única moneda de curso legal en Venezuela y desde 2003 rige un control de cambios de reserva al Estado la administración de los dólares, que ingresan en su vasta mayoría por concepto de venta de petróleo, otra actividad exclusiva del Estado.

El diario venezolano El Universal recordó ayer que Maduro fue el principal crítico del uso de esta moneda extranjera por calificarla como un acto ‘imperialista’ 

Por otro lado, la agencia de noticias EFE constató que, tras la flexibilización del control de cambios en el último año buena parte de los venezolanos se ha refugiado en la divisa estadounidense para hacer frente a la rampante inflación venezolana, que este 2019 supera el 4.000%, de acuerdo con el reporte que hace cada mes el Parlamento.

No negociará 

El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, descartó ayer volver a una mesa de negociaciones con el Gobierno de Nicolás Maduro luego del fracaso del último proceso de diálogos políticos que concluyó sin acuerdos a mediados de año.

“Hace tres meses que (el proceso de negociaciones) está muerto, que ellos lo mataron, salieron corriendo”, dijo Guaidó a periodistas durante una rueda de prensa en Caracas en referencia a las llamadas negociaciones de Oslo, que auspiciaba el Gobierno de Noruega. “Mataron ese mecanismo, la opción de Venezuela es protestar, ejercer la ciudadanía”, añadió el líder del Legislativo.

Guaidó reaccionó de esta manera luego de que Maduro dijera que la mesa de negociaciones de Oslo podría ser relanzada porque “los enlaces” entre su Gobierno y la oposición “se mantienen vivos”.

Pero Guaidó dijo ayer que estas declaraciones de Maduro son un intento por “confundir” a los opositores, que ayer regresaron a las calles y se declararon en “protesta sostenida” hasta forzar un cambio de Gobierno.