De emergencia, los socios de San José eligieron este domingo al candidato Carlos García como presidente del club ante la renuncia irrevocable del extitular Wilson Martínez. La misión encomendada es solucionar la huelga de los jugadores, con cuatro meses de sueldos atrasados y el pago de las demandas ante tribunales para evitar otra quita de puntos.

La asamblea desistió de llamar a elecciones como establece el estatuto y nominar a García, empresario orureño que radica en Cochabamba, para asumir el mando del club. El nuevo presidente mostró su interés en 2018 para tomar el mando.

Fue el segundo representante de los socios, Luis Cossio, que procedió a la posesión de la directiva que deberá afrontar una deuda de un millón de dólares entre demandas y pago de planillas retrasadas (143.000 dólares por mes).

A San José urge cumplir con la nueva conminatoria del Tribunal Superior de Disciplina Deportiva para evitar la quita de seis nuevos puntos por las demandas del delantero Yasmani Duk (24.000 dólares), Miguel Suárez (16.000 dólares) y Gustavo Salvatierra (más de 8.000 dólares).  

La elección del nuevo presidente de San José deberá ser reconocida por la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para que el club continúe con sus trámites administrativos. No se determinó el tiempo del mandato del nuevo presidente.