No hubo acuerdo durante la reunión de consejo superior de la División Profesional, pero sí una gresca unos 15 minutos después del final de la misma que acabó con Fernando Blanco, vicepresidente deportivo del club Destroyers, con una herida debajo de la ceja izquierda tras un golpe de Marco Rodríguez. El hecho se dio luego de finalizada la reunión que debía establecer el reinicio del Clausura.

Cuando acabó la candente reunión, que incluyó una fuerte discusión entre Carlos Blanco (presidente de Destroyers) y César Salinas (presidente de la FBF), a la que se metieron Robert Blanco (vice de la FBF) y el mismo Rodríguez (que salió en defensa de Salinas), Fernando apareció en la sala del hotel donde hubo la gresca. “Me dio al descuido”, dijo Fernando.

El menor de los Blanco y Rodríguez se increparon porque en la reunión se discutió con Robert y Carlos cuando se tocó el tema de los fallos. Es más, se vio cuando los dos vicepresidentes se discuten a las espaldas de Salinas que los dividía en la mesa principal de la reunión.

Eso originó una revuelta en el lugar derivando en declaraciones en caliente de Carlos Blanco. “Ese, a mí, no me aguanta ni un manazo, lo voy a chicotear”, sostuvo, mientras que Rodríguez dijo que actuó en defensa propia luego de que intentaran agredirlo. “Actué en mi defensa”, sostuvo el pandino que es el primer vicepresidente de la FBF.

Ante esta situación, los directivos de los seis clubes cruceños tienen previsto firmar una carta en la que solicitarán la suspensión de Rodríguez y la revisión del comité ejecutivo por no ser capaz de encontrarle una salida a la situación actual del fútbol. Carlos Blanco fue más allá y dijo que a partir de ahora no reconocerán a Salinas como presidente de la FBF.