El viernes 15, la mexicana Carmen Aristegui tuvo a Evo Morales solo para ella por casi una hora. En entrevista transmitida por CNN, la conductora habló con el ex mandatario boliviano sobre varios temas y llegó a interpelarlo en un par de momentos, sobre todo cuando abordó la modificación constitucional para habilitarlo con miras a un cuarto mandato. 

“Usted recurre a un subterfugio jurídico bastante cuestionable tras los resultados del referéndum. Ahí hay un quiebre en la biografía de Evo Morales, ¿era necesario insistir en un cuarto mandato, forzar la maquinaria de poder para quedarse?”, le espetó.


Dos días antes, la misma conductora daba a conocer su propia postura a la cadena RT, sobre lo que acontece en Bolivia. “El hecho de que la elección última esté señalada de graves irregularidades no justifica en absoluto el golpe, pero sí es importante decir que hay un contexto previo que provocó una circunstancia inadmisible, que es precisamente la que se está rechazando”.


Del mismo modo, Aristegui abordó el rol de los medios de comunicación en un momento de convulsión social. “Hay que estar muy alerta porque cuando se usa a los medios para validar un golpe de Estado es muy peligroso, cuando se recurre también al fundamentalismo religioso es muy peligroso, cuando se autoproclama una autoridad sin fundamento constitucional y sin el quórum suficiente para llevar a cabo una acción como la que vimos en la asamblea, es muy grave”.


El otro punto que tocó la mexicana tuvo que ver con el debate sobre la libertad de expresión de Evo Morales en su condición de asilado político en México, “un valor fundamental para un país como México, la figura del asilo, no es otra cosa que la posibilidad que tiene un Estado de recibir y proteger a un individuo cuya vida está en peligro y México tiene una muy larga tradición en materia de asilo”, sostuvo.