El escritor samaipateño César Herrera (43) obtuvo el año pasado el Premio Nacional de Novela Juvenil 2019 y este año ganó en la categoría infantil con ‘La cueva de los animales invisibles’, relato situado en la Guerra del Chaco y que tiene a dos niños como protagonistas. Herrera nos cuenta los detalles de ese libro y de su producción literaria.

21235.png El año pasado ganaste el Nacional de Literatura Infantil por segunda vez y ahora vuelves a repetir, pero en la categoría infantil ¿Cuáles son tus sensaciones al respecto?
Estoy muy contento, pero no me lo esperaba. Fue una sorpresa, porque en un principio creía que la historia no era para un público infantil, sino más para uno juvenil.

21238.png ¿De qué trata tu texto?
Se llama La cueva de los animales invisibles. Es una mezcla entre ficción y realidad ambientada en la época de la Guerra del Chaco, al sur del departamento de Santa Cruz, y es la historia de dos amigos que por ciertas circunstancias se ven, de alguna manera, obligados a estar en la guerra. Narro toda la experiencia de estar en el campo de batalla para esos niños de 11 años. Pero también la historia es un acercamiento a la cosmovisión guaraní y su relación con los animales y sus significados.

21241.png ¿Por qué te interesó abordar la cosmovisión guaraní?
Siempre me ha interesado mucho la cosmología de los pueblos indígenas. Me gustan mucho los mitos y las leyendas. Constantemente trato de leer un poco de todo eso. Sobre todo, me llamó la atención que ellos creen que los humanos tenemos el espíritu de algún animal, que tenemos una unión con la naturaleza muy grande. Eso es lo que más sobresale en el relato.

21244.png ¿Cómo es tu proceso creativo?
Primero investigo cuando tengo la idea del tema. Me va rondando la idea, pero todavía no me siento a escribir. Ya cuando siento que tengo todas las herramientas necesarias me siento desde la mañana y a veces hasta me amanezco escribiendo. Muchas veces sale una historia en un mes, pero es porque he estado todo el tiempo sobre ella, y bueno, ese es mi proceso. A veces paro un poco, porque tengo que hacer otras actividades, pero sigo hasta terminar la historia.

21247.png Sos un escritor prolífico, ¿cómo lográs tener una producción constante?
Es que desde hace tres años me estoy dedicando solo a escribir. No estoy en una oficina o en un trabajo con horarios.

21250.png ¿Cómo percibes la producción literaria para niños y jóvenes en el país?
Creo que se le está dando un nuevo impulso a la literatura infantil y juvenil boliviana en esta época. Creemos y queremos creer que va a seguir así y hay planes lectores en diversos colegios, entonces creo que se está difundiendo mucho más. Ojalá que siga así.

21253.png ¿Cómo vez al niño y joven boliviano?
Nos falta el hábito de la lectura, pero cuando se les da las herramientas necesarias, tienen de dónde echar mano. Como autores creo que es lo que queremos, que tengan ese hábito. Quiero creer y quiero ser positivo de que si bien en Bolivia no se lee mucho, debemos empezar por ellos.

21256.png ¿Hay mucha diferencia entre el niño de la ciudad y el de la zona rural?
No hay mucha diferencia, porque ahora la tecnología llega a todos lados. Lo que me parece que ‘frega’ a los chicos es que no utilizan los recursos tecnológicos de manera positiva y quizás eso los aleja más de la literatura, pero también percibo que si se les da talleres, charlas y mayor orientación, ellos son muy proactivos. Creo que aprenden fácilmente. Lo que les hace falta es que alguien los entienda, que les explique las cosas. Lo he visto en los colegios de Santa Cruz, de La Paz y lo veo aquí en Samaipata.

21259.png ¿Por qué elegiste Samaipata para vivir y no México, donde también has radicado? ¿Una ciudad como México DF no te podría dar más opciones para difundir tu trabajo?
Tenía mi vida ya hecha en México y decidí dejarlo todo, porque tenía la corazonada de que mi primer libro debía salir en Bolivia. Al tiempo que llegué, ni siquiera había pasado un año, gané mi primer concurso. Para mí Samaipata es un lugar muy mágico, muy tranquilo para escribir, para vivir. 

Claro que estoy pensando en regresar a México, pero no para radicar allá, porque tengo unas tres novelas acerca de México que me gustaría publicar allá. Creo que voy a ir algunos meses para intentar publicarlas.

21262.png En una anterior entrevista para EL DEBER dijiste que te gustaría incursionar en el guion para películas ¿En qué ha quedado ese proyecto?
Estamos trabajando con el escritor y cineasta Paz Padilla en un proyecto de una película para el próximo año. Hay un guion que he escrito y que se llama Las olvidadas, que ya tiene su versión en novela y en obra de teatro, y es de suspenso.