La presidenta Jeanine Áñez consideró como una atentado a la población los bloqueos que impiden que Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) envíe combustible a la ciudad de La Paz.

Áñez apuntó a grupos radicales de simpatizantes del Movimiento Al Socialismo (MAS)como los responsables de los bloqueos que han perjudicado la entrega de gasolina especial, diésel y GLP a la población.

La planta de Senkata, ubicada en la zona de Ventilla (La Paz) no puede cumplir con el proceso de entrega de los combustibles.

“YPFB comunica a la población del departamento de La Paz, que debido a los conflictos en la ciudad de El Alto e inmediaciones de la planta de Senkata, ubicada en la zona de Ventilla, se ve imposibilitado de despachar combustibles líquidos (Gasolina especial, diésel oil y GLP)”, señala la estatal petrolera.

Esta, sin embargo, no ha sido la única afectación relacionada a hidrocarburos en el país, pues el pasado miércoles, el gasoducto Carrasco-Cochabamba sufrió una caída de presión que puso en riesgo la dotación de gas natural a Cochabamba, La Paz y Oruro sin que se hayan determinado las causas.