El episodio protagonizado por el periodista extranjero, Rolando Graña, que llamó 'basura' a una joven en La Paz que lo increpó y le pidió decir la verdad, causó revuelo en las redes sociales y en varios medios de Argentina.

Tras este caso, que ha tenido bastante repercusión, el Gobierno de Mauricio Macri, decidió evacuar a los periodistas al considerar que están "amenazados" en el país. "Rescatamos y pusimos a salvo a los periodistas argentinos amenazados en Bolivia", escribió Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de Argentina.


El incidente

Una joven increpó en el centro de La Paz al periodista argentino Rolando Graña y le pidió hacer una cobertura imparcial. 

Graña denunció que tanto él, como su camarógrafo Claudio Merino, fueron objeto de un "apretón" por parte de la muchacha y luego víctimas de una agresión física realizada por el fotoperiodista Alexis Demarco.


Demarco, que es ciudadano argentino nacido en Mar del Plata y que trabaja desde 2016 en Bolivia, explicó lo ocurrido en su cuenta de Facebook.

"Una chica con su pareja le pidieron que fueran imparciales y Graña la insultó diciéndole basura y boliviana de m.., al ver eso un colega y yo fuimos a decirles que dejen de insultar a la mujer", escribió y añadió que el periodista  lo empezó a insultar e intentó agredirlo. "Me defendí y empujé al camarógrafo, solo eso pasó, nadie los siguió ni quiso amedrentar en ningún momento, la pelea fue por la soberbia y las agresiones por parte de Graña y su camarógrafo", publicó Demarco.

Advertencia a periodistas

La nueva ministra de Comunicación boliviana, Roxana Lizárraga, indicó a los periodistas nacionales y extranjeros que tienen garantías para realizar su trabajo pero que no se aceptarán comentarios que conduzcan a la sedición en el país.