El paro médico nacional que hasta antes de las elecciones generales (20 de octubre) llevaba 86 días de vigencia en todo el país, quedó sin efecto luego de conocerse la sucesión presidencial en favor de la presidenta del Senado, Yanine Áñez. Por lo tanto, a partir de este miércoles se restablece la atención médica en todos los centros hospitalarios de Bolivia.

Así lo informó a EL DEBER desde La Paz, Erwin Viruez, presidente del Colegio Médico de Bolivia, quien manifestó que se dispuso la suspensión del paro y la restitución de todos los servicios médicos, luego de que el país recuperó la institucionalidad democrática con la asunción de la senadora Yanine Áñez a la presidencia, después del vacío de poder que quedó con la renuncia del presidente Evo Morales, su vicepresidente Álvaro García Lineras, ministros y asambleístas.

“Hemos luchado al lado del pueblo boliviano para recuperar la democracia. Nuestras demandas serán planteadas a la nueva autoridad de salud”, expresó Viruez.

Las negociaciones del sector con el gobierno de Morales quedaron en punto muerto a raíz de que la exministra de Salud, ahora exiliada en México, y los médicos nacionales entraron en un punto de no retorno por las diferencias irreconciliables, lo cual prolongó el paro, con huelgas de hambre incluidas.

Los médicos demandan la institucionalización de los cargos médicos de base, intermedios y jerárquicos; la abrogación de la Ley 1189 de Prioridad de la Caja Nacional de Salud y la destitución de su gerente; el cumplimiento de la Ley 3131 y su inclusión en la Ley General del Trabajo; además del reconocimiento del cuerpo de galenos como sector estratégico.