Una protesta de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) provocó este martes la cancelación en Buenos Aires de al menos 121 vuelos con más de 14.500 pasajeros, una situación que afecta a las compañías de Aerolíneas Argentinas y su filial Austral, informaron fuentes de la empresa.

  La protesta, que se da desde las 06.00 hora local (05:00 hora boliviana) a los vuelos que operan en el aeropuerto internacional de la localidad bonaerense de Ezeiza y el Aeroparque de Buenos Aires, se debe a la ausencia del personal técnico especializado de la empresa, por lo que no se trata "ni de asamblea, ni de paro".

   En declaraciones a la agencia Télam, Ricardo Cirielli, responsable de la APTA -organización que agrupa a trabajadores de mantenimiento y reparación de las aeronaves- atribuyó las cancelaciones y las demoras en ambos aeropuertos a "la exclusiva responsabilidad de la gerencia de operaciones".

   En el Aeroparque, las largas filas ante los mostradores de Aerolíneas Argentinas contaron con centenares de pasajeros de distintas nacionalidades a la espera de resolver la incertidumbre respecto a sus vuelos.

   La argentina Patricia Peralta, que vio cancelado su vuelo a Mendoza (oeste), dijo a Efe desde esa fila que de las cinco ventanillas que dispone la compañía en su servicio de atención al cliente, "solamente dos personas están trabajando".

   "La gente se exaspera como es lógico, hay gente con niños, gente con dificultades para moverse, pero todo eso parece que la empresa no lo tiene en cuenta", afirmó, al tiempo que recalcó que a su juicio Aerolíneas Argentinas "no debería dejar" que los conflictos laborales lleguen a "este punto".

   Desde la APTA señalaron que "no hay personal en seguimiento de vuelo y en la radio" y que "debería haber más personal por turno", ya que la única persona que estaba presente para operar en ese puesto está "enferma".

   "La gerencia lo sabía, pero no tomó los recaudos para que se cubra el puesto en este turno. Falta personal habilitado. Ahora están viendo de convocar a uno que está de franco (de libranza), o esperar hasta que ingrese el que toma turno a las 14", aseveró Cirielli.

   En cualquier caso, no son los primeros problemas registrados en estos aeropuertos, que recobraron la normalidad después de que hace un mes Aerolíneas Argentinas llegara a un acuerdo de recomposición salarial con los sindicatos de pilotos tras varias jornadas de protestas.

   Otra pasajera afectada, Mabel Giménez, que regresaba de vacaciones a su natal Salta (norte), consideró la situación como un "desastre" y esperó que se arregle, "porque siempre se cancelan vuelos, no es la primera vez que esto está pasando".

   El colombiano Santiago Molina, de vacaciones en Argentina y que se quedó sin volar a El Calafate (sur) después de llegar de madrugada al aeropuerto, dijo que la empresa les demoró el vuelo varias veces hasta que, horas después, les confirmó que estaba cancelado, y solo luego se enteró de que ha habido otras jornadas de cancelaciones en los últimos meses por parte de la compañía.

   "Hubiera sido bueno saber esto antes de comprar boletos con Aerolíneas Argentinas para comprar por otra aerolínea", indicó.

   En octubre y noviembre la empresa pagará una suma fija adicional equivalente al 10 % del salario de cada trabajador y en diciembre una subida fija del 15 %.

   En enero, desaparecerá esa suma fija y se aplicará un ajuste del 15 % a todos los salarios.