L. Mendieta/ Corresponsales

La noche del domingo en la zona urbana de Yapacaní se vivieron momentos de tensión cuando se registraron hechos de violencia. Un grupo afín al Movimiento Al Socialismo (MAS) ingresó por la fuerza a las oficinas de la Policía, a la radio Ichilo y a la casa del subgobernador de Ichilo, Edson Ureña, y destruyó todo lo que encontró a su paso.

Destruyeron muebles, equipos y documentación, además obligaron a retirarse a poco más de una decena de efectivos policiales.

Entre los daños, Ureña detalló que rompieron los vidrios y las puertas de su casa, y quemaron su vehículo particular.

El comandante provincial, Marcelo Pacheco, confirmó que se logró arrestar a cuatro personas, quienes inmediatamente fueron trasladadas a Montero, para que se les abra un proceso.

Mientras ayer persistía la tensión en Yapacaní, no se reabrieron las oficinas de la Alcaldía.

Hasta nuevo aviso no hay policías en Yapacaní. Pacheco indicó que todo el personal del comando y de otras unidades policiales como la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), en total 30 efectivos, tuvieron que replegarse a la localidad de Santa Fe, distante cuatro kilómetros.

“No se puede dar tiempo estimativo para volver. Ni siquiera podemos ingresar para ver los daños en otros inmuebles”, expresó.

Heridos de bala

Los servicios de salud atendieron a 11 personas, la mayoría con heridas superficiales. El gerente de la red Ichilo, Carlos Guzmán, explicó que dos personas están internadas por heridas de bala en el centro de San Carlos. Ambos heridos son adultos.

Uno tiene heridas por entrada y salida de bala, y el otro espera una cirugía para la extracción del proyectil.