Leyla Mendieta y corresponsales

Ha pasado más de un mes desde que fueran controlados los incendios forestales en la Chiquitania y las familias afectadas continúan aguardando por ayuda, mientras la naturaleza se recupera sola. Un claro ejemplo es el Valle de Tucabaca, que está volviendo a reverdecer desde hace semanas.

El plan de recuperación aún no se implementa y las viviendas devoradas por el fuego aún no han sido reconstruidas.

A pesar de las pérdidas causadas por los incendios, hay gente que aún sigue provocando quemas. Este mes, el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) de la Gobernación, continuó registrando focos de quema. De hecho, el 5 de este mes detectó 307 focos de quema y un día antes, 204.

Este año, según los datos oficiales, los incendios arrasaron con casi 4 millones de hectáres, superando en número al registrado en el 2010, que fue de 3,4 millones. 

Los municipios más afectados fueron una decena, entre los que se encuentran San José de Chiquitos, Roboré, San Matías y Concepción. La tarea que más se encaró en estos lugares fue la dotación de agua, pues persiste la sequía.

A mediados de octubre la Gobernación tuvo que paralizar la perforación de un pozo de agua en San Rafael por el bloqueo. El Gobierno también paralizó obras.

En San José

El alcalde de San José de Chiquitos, Germaín Caballero, confirmó que todo el plan de recuperación está paralizado, solo se está enviando agua a más de 30 comunidades afectadas aún por la sequía.

Dijo que justo días antes del inicio del paro se presentó al Concejo un proyecto de ley, que declara pausa ambiental en el municipio josesano, pero que no se lo ha tratado. Para evitar incendios, se han conformado grupos de primera respuesta en caso de emergencias.

San Matías

En San Matías el fuego consumió 11 viviendas en septiembre de este año. Luego de dos meses, estas siguen igual, sin poder reconstruirse. Los propietarios buscaron refugio con sus familiares.

La secretaria municipal Lourdes Taceo afirmó que la mayoría de las tareas están paralizadas. Aunque detalló que a inicios de semana, con ayuda de la Cruz Roja Suiza, se envió agua en dos carros cisterna a las comunidades afectadas.

Roboré

En Roboré, los vecinos afectados por los incendios siguen aguardando ayuda. De hecho, no se cuenta con camiones cisterna para transportar agua a las comunidades afectadas por la sequía.

El alcalde Iván Quezada explicó que la naturaleza está ayudando a las comunidades a superar la crisis por la falta de agua, pues las últimas lluvias sirvieron para que las comunidades acopien agua, pero fueron insuficientes para llenar los atajados.

Plan departamental

La secretaria departamental de Medio Ambiente, Cinthia Asin, informó de que las mesas técnicas que trabajaban en la elaboración del Plan de restauración de las áreas afectadas por los incendios forestales han paralizado sus actividades por el paro cívico.

Tras declarar a Santa Cruz en emergencia, la Gobernación aprobó más de Bs 2 millones para el plan de restauración.

A su vez, el Gobierno nacional, informó de que había más de 11 millones de dólares disponibles para la ayuda posincendio, pero se desconoce cuánto de ese dinero se ha invertido hasta la fecha.