En una de las piezas del hospital Arco Iris de la ciudad de La Paz David Santalla recibe al grupo de médicos que, con gesto serio, le informan que padece de cáncer. Pasan algunos segundos de mucha tensión, mientras crece la expectativa por la reacción que tendrá el actor. 

Los médicos saben que los pacientes reciben este tipo de noticias como si les cayera un balde de agua fría y es un golpe emocional fuerte por el estigma que tiene la enfermedad. Es entonces que Santalla rompe el silencio y dice: “¡Cáncer!, ¿por qué cáncer?, ¿no podrían haberme diagnosticado géminis o leo?” Así la tensión que había entre los presentes se diluye en risas. “Fue su primer chiste acerca de su enfermedad. 

Él no ha perdido su buen humor y nos hace reír todo el tiempo”, contó la esposa del actor, Sandra Saavedra, acerca del estado anímico del popular actor que desde hoy iniciará un nuevo tratamiento para combatir el linfoma (cáncer de una parte del sistema inmunitario llamado sistema linfático) que le diagnosticaron semanas atrás. 

Hoy también entrará a imprenta un nuevo libro en el que cuenta anécdotas de sus inicios en la actuación, una continuación de los otros dos que ya publicó y en los que cuenta su infancia y juventud.

Recursos

Mucho se especuló acerca del estado de salud de Santalla tras que se conoció que estaba hospitalizado y el pedido de ayuda de sus familiares que hicieron público “Lo conversamos con mi esposo y nos vimos en la necesidad de pedir ayuda, porque necesita que le realicen por lo menos ocho quimioterapias y un tratamiento especial que implica que cada sesión tenga un costo de $us 5.000 sin contar su hospitalización y otros medicamentos. Además el tratamiento no termina en la clínica, sino que debe continuar en la casa”, indicó Saavedra, que agregó que el protagonista de Mi Socio tiene limitada las visitas y está semiaislado porque sus defensas están muy bajas e incluso un resfriado podría complicar más su salud.

Saavedra también contó que para generar recursos están vendiendo los libros con sus anécdotas y muñecos de los personajes que lo hicieron conocido en todo el país, la Imilla Salustiana, Toribio y Don Eredoncio, los que ha estado vendiendo a través de las redes sociales y en tres puntos de la ciudad de La Paz. Contó también que Santalla no solo no ha perdido el buen humor, sino también se mantiene activo y quiere seguir escribiendo, dejar más obras y contar otras facetas de su vida. Por eso es que tiene muchas expectativas respecto a la publicación de su tercer libro en el que cuenta sus primeros pasos en los escenarios, desde que empezó ayudando en la utilería y dando letra a los actores hasta su primer y frustrado debut frente a siete personas.

Homenaje

Por otro lado, el homenaje que está organizado por sus hijos ya tiene fecha de realización. Si no existen contratiempos por la coyuntura que vive el país, se realizará en distintas ciudades del país, desde el 29 de noviembre hasta el cierre el 2 de diciembre en una gala especial en el teatro Municipal de La Paz, explicó la hija del humorista, Claudia Santalla. 

“Pensábamos hacer el homenaje en un solo día, pero nos ha sorprendido la respuesta de muchos artistas que quieren participar y por eso lo extendimos a otros días y a diferentes departamentos, como Sucre, Cochabamba, Potosí y Santa Cruz, donde se desarrollarán presentaciones musicales, de poesía, pintura y otras ramas artísticas. Además, hemos habilitado una línea telefónica a través de la cual las personas le pueden dejar un mensaje a mi papá”, contó Santalla, que las actividades serán gratuitas, pero se pondrán ánforas en los distintos escenarios para que las personas contribuyan con lo que puedan.

 “El objetivo no es reunir dinero, si no realizarle un homenaje en vida y muchos artistas se han sumado en este proyecto”, indicó la hija del actor.