Le faltó fuerza a Hugo Dellien para cerrar con éxito su presentación en el Challenger de Guayaquil.  Era el favorito de la final, pero no pudo ante el joven brasileño Thiago Seyboth, que en una hora y 11 minutos liquidó al tenista boliviano por 2-0.

Lo que pasó en el primer set fue parecido a los buenos comienzos de Dellien en sus anteriores partidos. Se puso de inmediato arriba por un 3-0, que dio la impresión que ganaba fácil la primera cancha. Se mostró sólido y con mejor argumento que el brasileño, que a consecuencias de sus errores hasta tiró la raqueta al suelo.

El bajón del tenista nacional se dio a partir de esta ventaja. Se confió en algunos puntos en los que debió ser simple para asegurarlos. Estas falencias permitieron a que Seyboth gane en confianza y de a poco vaya recuperando ánimo, que lo llevó a ganar el set por un claro 6-4 en 44 minutos de juego.

En el segundo, Dellien ya no tuvo argumentos para contrarrestar el juego del entonado Seyboth, que aprovechó muy bien la confusión del número uno de Bolivia para consolidar el triunfo por un inobjetable 6-0, que sorprendió hasta los mismos seguidores que estaban en las graderías del Guayaquil Tenis Club, que esperaban un mejor rendimiento del Tigre.

¿Qué pasó?. Lo concreto es que Dellien no fue el mismo que  mostró un tenis agresivo y certero en sus cuatro anteriores presentaciones. Dejó escapar puntos increíbles, que después le pasaron factura, especialmente en el segundo, en el que nada le salió y dio lugar a que Seyboth juegue a placer y así sume un título importante en su corta carrera como tenista profesional, que data desde el año pasado.