El gobierno de Ecuador decidió apoyar el pedido de realizar una auditoria de las elecciones presidenciales de Bolivia, una iniciativa a la que fue invitada la Organización de Estados Americanos (OEA) que observó irregularidades en dicho proceso electoral.

"El Gobierno de Ecuador saluda el pedido que formuló el Gobierno boliviano y que la OEA ha aceptado, de realizar una auditoria urgente e independiente que permita verificar la transparencia y legitimidad de las votaciones del pasado domingo", dice parte del comunicado publicado por la Cancillería ecuatoriana.

Tras las dudas suscitadas por el recuento de los votos, el mandatario boliviano Evo Morales propuso a la OEA realizar una auditoria del proceso, que su secretario general, Luis Almagro, aceptó.  

En las últimas horas, Evo dijo que si se comprobaba un fraude, estaba dispuesto a ir a una segunda vuelta, instancia que pide la oposición y varios sectores sociales y ciudadanos que han convulsionado el país con paros y marchas que se han dado en los nueve departamentos bolivianos.

"Ecuador reitera que mantener la paz social y evitar cualquier forma de violencia es un propósito de primer orden, y hace un llamado a todos los actores a expresar y dirimir sus diferencias por caminos pacíficos, con apego estricto a la ley y respeto por los derechos humanos en el marco del convivir democrático", sostuvo la Cancillería.

La posición asumida por el Gobierno ecuatoriano está en la misma sintonía de otros países como Colombia, Brasil, Argentina y Estados Unidos, además de la Unión Europea que expresaron preocupación por “anomalías en proceso electoral” de Bolivia.