La Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), conformada por organizaciones afines al Gobierno de Evo Morales, determinó en una reunión extraordinaria declararse en estado de emergencia y mediante concentraciones pacíficas defender el “voto del pueblo” que da el ‘triunfo’ a Evo Morales en primera vuelta, en un conteo rápido.

“No podemos aceptar que se desconozca el voto ciudadano, no podemos aceptar que se desconozca el voto rural, el voto campesino, del indígena, confundiendo a la población y haciendo ver que hubiera fraude; Conalcam se declara en estado de emergencia y en vigilia permanente con concentraciones pacíficas”, manifestó Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB).

Conalcam, ante los hechos de violencia registrados el lunes en los nueve departamentos del país, se reunió de emergencia y decidió varios puntos. 

Responsabilizó a Carlos Mesa de los hechos violentos que terminaron en la quema de varias oficinas de tribunales departamentales, casas de campaña del partido de Gobierno y enfrentamientos entre opositores y oficialistas. Calificó estos hechos de racistas y antidemocráticos.

“La victoria electoral en primera vuelta del pueblo boliviano que apoya la continuidad del proceso de cambio y al compañero Evo Morales ha sido posible por la votación de los trabajadores del campo y la ciudad”, señala Conalcam en una de sus resoluciones.

Frente a este triunfo, agrega el pronunciamiento, la derecha “está intentando realizar un golpe antidemocrático, acciones violentas, quema de tribunales departamentales, electorales y sedes del Movimiento al Socialismo, agresiones racistas y rumores de desabastecimiento” por el cual acusan a Carlos Mesa.

Mientras tanto, en Santa Cruz de la Sierra, Adriana Salvatierra, presidenta del Senado y diputada electa, exigió a Mesa que muestre pruebas del fraude que denuncia. “Desde el domingo que Carlos Mesa ya llamó a las movilizaciones”, apuntó Salvatierra, a tiempo de volver a pedirle que se haga cargo de sus declaraciones y de los posibles brotes de caosç

Cerca al medio día, un grupo de personas afines al MAS, se reunió en la rotonda del Plan 3.000. “¡Evo amigo, el pueblo está contigo!”, y “¡Evo quiere paz, Mesa quiere muerte!”, eran algunos de los gritos que exclamaban estas personas.

“La familia cruceña, la trabajadora, quiere llevar el sustento a su casa no quiere el paro cívico. Esperamos que el presidente del Comité, recapacite en su convocatoria al paro”, manifestó el diputado Edwin Muñoz que se encontraba con los manifestantes.