Berthy Vaca Justiniano

La mayoría de los médicos brasileños que se han graduado en universidades bolivianas no ejerce la profesión en su país, debido a una serie de obstáculos legales y administrativos con los que tropiezan cuando les toca revalidar el título en suelo brasileño.

Lucio Mosquini, diputado federal del estado de Rondonia, manifestó que, de todos los profesionales formados en el exterior, sobre todo en Bolivia y Paraguay, menos del 20% aprueba el trámite porque es moroso y porque, además, sufren la resistencia del monopolio médico local. 

“Viven frustrados; se ganan la vida vendiendo choripanes, trabajando en farmacias o en el ambiente familiar. Antes, trabajaban en el programa gubernamental Más médicos que los acogía por un periodo de tres años, pero dicho plan entró en decadencia y ahora redujo las vacancias”, dijo Mosquini.

Este diputado, que es parte de una comisión que llegó a Santa Cruz y visitó las universidades Ucebol y Udabol, que concentran la mayor cantidad de estudiantes brasileños, es promotor en su país de la ley Medida Provisoria 890 que propone la revalidación obligatoria de los títulos de los médicos formados en el exterior dos veces por año y que ese aval lo realicen tanto las universidades públicas como privadas de Brasil.

La norma debe ser aprobada o rechazada dentro de 15 días en la plenaria de 513 diputados.

Formación aceptable

La comisión de parlamentarios de los estados de Rondonia, Acre y Tocantins la integran, además de Mosquini, Clayton Aguiar, en representación del senador Eduardo Gomes; Jaqueline Cassol y Eduardo Costa, quienes indicaron que abogan por 25.000 coterráneos que estudian sobre todo en Santa Cruz, Beni y Cochabamba.

Mosquini alabó la calidad académica de las universidades Ucebol y Udabol, asegurando que incluso es superior a algunas de Brasil.