La Casa Blanca rechazó este martes el testimonio ante el Congreso de un diplomático estadounidense que refuerza las sospechas sobre el presidente Donald Trump en el caso ucraniano, denunciando una campaña de "difamación" de los opositores demócratas.

"El presidente Trump no ha hecho nada malo, esto es una campaña coordinada de difamación de legisladores de extrema izquierda y burócratas radicales que no fueron electos en guerra contra la Constitución", dijo la encarga de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham en un comunicado.

Noticia en desarrollo