Christian Peña Ilillo

El comandante departamental de la Policía de Santa Cruz, Igor Echegaray, dio hace unos minutos una conferencia de prensa en la que pidió calma a la población. Dijo tener certeza que hay gente armada en medio de los movilizados y que esperará órdenes superiores para decidir si sus efectivos salen a desbloquear las calles y las rutas que serán cerradas durante los días de paro cívico.


Echegaray, acompañado por miembros de su estado mayor, dijo que sus agentes no quieren ser parte de la violencia y que ellos no se prestarán para generarla. Al mismo tiempo, denunció que a través de los informes policiales se conoció que hay personas armadas en medio de los grupos movilizados, por lo que pidió cautela y tranquilidad a la gente, además de solicitar a quienes sepan de estas personas comunicar su presencia para ponerlas a disposición de las autoridades.


El comandante policial pidió al presidente del Comité pro Santa Cruz una reunión y dijo que lo esperara hasta el final de la tarde en su comando.


"Toda la guarnición policial, al cien por ciento, está acuartelada en sus unidades. No queremos violencia, pero tampoco que nos provoquen, queremos tranquilidad", cerró Echegaray y entregó un comunicado de prensa a los medios donde pide paz, calma y mantener un ambiente de convivencia pacífica, volviendo a reiterar que el uso o parte de armas o explosivos en estas movilizaciones es un delito penado por la ley.