El rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, está recuperándose en el hospital universitario de la sede de Gobierno. El rector estaba cerca del centro de cómputo del Tribunal Supremo Electoral, manifestándose junto a otras personas contra la interrupción de la transmisión de datos del conteo rápido, cuando recibió el golpe de una granada de gas, lo que le causó un profuso sangrado. 

"Tuvieron que intervenirme otra vez", dijo a EL DEBER. "La primera vez me hicieron puntos a la rápida, por la emergencia, y eso podía dejar cicatrices. Por eso ahora hicieron un trabajo, digamos, más fino. Tuvieron que retirar los puntos". 

Albarracín está tomando calmantes para evitar el dolor y dijo sentirse aún un poco sedado. Permanecerá internado al menos hasta mañana miércoles. El rector es integrante del Consejo Nacional de Defensa de la Democracia (Conade). 

Expresó su repudio al "fraude grosero practicado en contubernio con el Tribunal Supremo Electoral". Recordó que el día de las elecciones, tanto el trabajo de la Fundación Jubileo y la UMSA, a través del programa Tu voto cuenta, así como el trabajo del conteo rápido del TSE, exhibían resultados que conducían a una segunda vuelta. 

"Eso era irreversible, pero cerca de las horas 20:00, el Tribunal decide suspender el conteo hasta que aparece Evo Morales con una diferencia de diez puntos sobre el segundo. En 24 horas han fabricado un fraude grosero, abusivo", dijo.