El Movimiento al Socialismo (MAS) va liderando las elecciones generales de acuerdo a los datos preliminares del Órgano Electoral Plurinacional con un 45,28%, por lo que se estima que alcance los 18 senadores, frente a 17 de Comunidad Ciudadana (CC) y uno de Bolivia Dice No (BDN). No obstante, el MAS se queda muy lejos de la mayoría absoluta que logró en 2014 (25 senadores), por lo que necesita pactos para gobernar. 

CC con el apoyo expresado ayer por Óscar Ortiz, principal líder de BDN, se presenta como una agrupación fortalecida, por lo que la negociación será clave para lograr la gobernabilidad en la Asamblea Legislativa. Bajo este panorama, es posible que se tenga un Gobierno dividido.

 El escenario ya quitaba el sue- ño al Ejecutivo. Hasta días antes del silencio electoral el vicepresidente y candidato a la reeleción, Álvaro García Linera, admitió que el desafío era mantener los dos tercios, aunque consideró que la gobernabilidad estaría suficientemente garantizada con la mayoría absoluta, ya que los dos tercios se necesitan básicamente para la elección de autoridades judiciales y el inicio de juicios de responsabilidades.

 Para el abogado constitucionalista, José Luis Santistevan, los resultados preliminares muestran que el ciudadano le retiró los dos tercios al MAS en el Parlamento porque considera que su confianza fue ‘despilfarrada’, y que prevaleció la desinstitucionalidad del Estado. Recordó que varios ministros fueron denunciados por corrupción e interpelados en la Asamblea, pero luego salían en hombros y aplaudidos. 

“Entonces, el ciudadano ha visto la impunidad con la que se cometían los abusos y la corrupción. Nunca se enjuició a una autoridad que estuviera bajo sospecha”, precisó. Asimismo, Santistevan destacó que la Asamblea tiene entre sus atribuciones designar al fiscal general, al contralor general, los vocales del Tribunal Supremo Electoral y al defensor del pueblo, cargos que recayeron en personas afines al Gobierno debido a que el MAS tenía mayoría absoluta.

Vuelve la institucionalidad

En criterio de Otto Ritter, abogado y excandidato a la Alcaldía cruceña, la conformación de la Asamblea le va a devolver la institucionalidad al país. 

Al igual que Santistevan considera que es clave la designación de las autoridades que son clave porque brinda una mayor legitimidad y confianza. “Cuando se trata de autoridades elegidas por criterios profesionales, no partidistas; la ciudadanía respeta, no anda pidiendo renuncias en los cabildos”, sostuvo. Sin embargo, también deslizó su desconfianza sobre la conformación del Senado. 

Dijo que desde una agrupación ciudadana lanzaron una aplicación vía WhatsApp y Carlos Mesa gana al 51% de las actas de áreas urbanas y rurales; por lo que considera que pueden cambiar las fuerzas polí- ticas en el Legislativo. 

A su vez, el politólogo José Rafael Vilar dijo que las cifras preliminares muestran que se repite el mismo escenario de 2005, donde el MAS logra mayoría en Diputados, pero en el Senado está ‘empantanado’. Así, vislumbra dos horizontes. 

Uno, que en segunda vuelta gane Mesa y se la verá difícil. El segundo, que gane Evo, pero que varios de los parlamentarios, entre ellos de CC, que -explica- no es un partido, sino un grupo de varias agrupaciones políticas que tiene a varios exmasistas, por lo que teme que se dejen ‘convencer’ con el oficialismo. 

El cientista Fernando Mayorga considera que hoy uno de los patrones de incertidumbre tiene que ver con la conformación de la Asamblea Legislativa y la relación entre Ejecutivo y Legislativo. “Todo indica que no habrá mayoría oficialista planificada como ocurrió en las dos últimas elecciones. Es decir, el partido de Gobierno que disponga de dos tercios en las dos cámaras”, explicó.

El voto cruzado

El abogado Otto Ritter considera que en la Cámara de Diputados gana Bolivia dice No y también se reduce la mayoría del MAS. “Se ha impuesto el voto útil. Los candidatos de BDN fueron inteligentes y pidieron el voto cruzado”, dijo. Mientras el abogado constitucionalista José Luis Santistevan cree que en Diputados es posible que el MAS tenga mayoría, pero no los dos tercios, y deberá concertar. 

“La correlacion de fuerzas políticas hace que la calidad de la democracia mejore, el Senado y Diputados nunca pudieron ejercer su rol fiscalizador, solo se convirtieron en una resonancia absurda, lo que generó mayor corrupción”, agregó. El exministro de Defensa, Reymi Ferreira, coincide en que cualquiera sea el gobierno tendrá que negociar. Así sea el MAS o CC quienes asuman el Gobierno.