Desde el viernes hasta ayer, en el país hubo más de 1.000 personas detenidas por no obedecer las restricciones establecidas para los comicios, ya que los más de 20.000 agentes que fueron desplazados en todo el territorio nacional encontraron a gente consumiendo o expendiendo bebidas alcohólicas, situación que no debía registrarse durante las elecciones. 

El informe que brindó el comandante nacional de la Policía, Yuri Calderón, precisó que la cantidad de expendedores y consumidores de bebidas alcohólicas se fue acumulando desde el viernes por la noche, día en que empezó a regir el Auto de Buen Gobierno.

 A escala nacional fueron detenidos 978 ebrios y 82 vendedores de bebidas alcohólicas. 

Asimismo, 231 locales de expendio de bebidas alcohólicas fueron cerrados durante los controles efectuados por los policías y más de 300 motorizados fueron retenidos. Pero los lugares donde más detenidos hubo fue Potosí y Santa Cruz. De acuerdo con un reporte de la Fiscalía General del Estado, en un local de la capital potosina fueron detenidas 108 personas, de las cuales 63 son menores de edad. 

La nota de prensa indica que todos estaban bajo influencia alcohólica y fueron sorprendidos en un local clandestino, la noche del viernes 19 de octubre en la zona de San Cristóbal. Los responsables del negocio, identificados como Félix R.V. y Ana C.M., ahora son investigados por la presunta comisión del delito de corrupción de menores.

El Ministerio Público ya recibió el informe policial del caso e inició las pesquisas jurídicas en contra de los posibles responsables de haber permitido que menores de edad consuman bebidas alcohó- licas, para determinar su grado de autoría y definir si serán imputados ante un juez.

Gasificación y detenciones

El caso registrado en suelo cruceño fue el más violento, ya que los policías aprehendieron a 106 personas (104 varones y 2 mujeres) tras un enfrentamiento en la zona de la Villa Primero de Mayo, donde los agentes tuvieron que utilizar gases lacrimógenos y requerir el apoyo de la Policía Aérea para consolidar el operativo.

 Igor Echegaray, comandante departamental de Santa Cruz, al final del día indicó que entre el viernes y ayer se detuvo a 498 personas por infracciones a la ley electoral, cifra que no contempla a los 106 arrestados en las celdas de la Felcc (88 adultos y 17 menores de edad), cuya libertad, según lo aclaró Echegaray, quedará en manos del Ministerio Público, que aún no ha señalado si existe o no un delito por el cual se pueda imputar a todos o a algunos. 

“Casi todos (los detenidos) tenían aliento alcohólico”, apuntó. La dirigencia de la agrupación Bolivia Dice No insistió en calificar la detención de ilegal y afirmar que si hoy los 106 arrestados continúan privados de su libertad, plantearán una acción de libertad ante los tribunales de justicia.

 “Fue un abuso lo que ha hecho la Policía con nuestros dirigentes de barrio, que tenían toda la documentación requerida y que no estaban preparando ninguna acción ilegal. Es falso que estaban consumiendo bebidas alcohólicas”, dijo Vladimir Peña, jefe de campaña de Bolivia Dice No. El comandante policial evitó entrar en precisiones respecto a las razones que motivaron la aprehensión de los militantes de Bolivia Dice No y se limitó a señalar que esa no era la atribución de un jefe policial y que serían otras las instancias las que definirían qué sucedería con los detenidos.

Sin delitos para la Fiscalía

El secretario general del Ministerio Público, Edwin Quispe, informó ayer de que en Bolivia las nueve fiscalías departamentales reportaron regularidad y tranquilidad en el desarrollo de las elecciones nacionales, y aseguraron que no se registraron delitos electorales en la jornada.

“De los 473 fiscales, médicos forenses y personal de apoyo que han sido desplegados en los 115 asientos fiscales, no hemos tenido novedades significativas que hayan alterado o amedrentado el ejercicio libre, pacífico y soberano del derecho al voto que tenemos todos los bolivianos de acuerdo con la Constitución Política del Estado”, dijo citado en un boletín institucional.

 Quispe explicó que en relación con las personas arrestadas y los vehículos retenidos que se reportaron en diversos puntos del país, la Policía es la que debe dar un informe, porque se trata de arrestos de ocho horas por contravención al Auto de Buen Gobierno, que no se deben considerar delitos electorales.

 Aclaró que los delitos electorales son todos aquellos que atentan contra el derecho a sufragar, que tengan el propósito de impedir que una persona pueda hacer efectivo su derecho al sufragio o quieran afectar a las urnas. Esos son considerados delitos electorales y deben ser atendidos por el Ministerio Público, mientras que las faltas electorales, como el incumplimiento del Auto de Buen Gobierno, son atendidas por la Policía.

LA FELCV CAPTURÓ A DOS SUPUESTOS FEMINICIDAS Y DOS PERSONAS MURIERON POR PROBLEMAS CARDIACOS

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), Paúl Saavedra, informó ayer por la tarde de que se detuvo a un hombre acusado de haber cometido un feminicidio.

 El jefe policial felicitó al equipo de investigadores que está a su cargo, ya que en menos de 24 horas de haber descubierto el cadáver de Rosicela Marca Ribera (21) detuvo al sindicado en un barrio cercano al municipio de Cotoca.

 Se presume que la mujer fue asfixiada y se brindará hoy un informe más detallado de lo ocurrido, ya que se tendrán los resultados del examen forense de la fallecida. Por otro lado, el director nacional de la Felcv, Miguel Mercado, manifestó que se arrestó a Juan Carlos Q. N. cuando fue a sufragar en un colegio de El Alto. 

Lo sindican de haber asesinado y de botar en un barranco a su expareja. Pero durante la jornada electoral también se registraron otros dos decesos de personas. Una ocurrió en Cochabamba, donde un hombre perdió la vida a consecuencia de un problema cardiaco cuando estaba en el recinto de votación. El otro hecho se registró en Trinidad (Beni), donde murió Pedro Antonio Rodal, de 56 años de edad, a causa de un paro cardiaco tras emitir su voto.

 “El señor de 56 años Pedro Antonio Rodal fue traído por sus familiares, posterior a su votación, el paciente presentaba pupilas dilatadas, ausencia de frecuencia cardiaca, no había pulso, no había respiración”, informó a la ABI el médico del servicio de emergencia del hospital Presidente Germán Busch.

El galeno aseguró que en dos ocasiones pudieron reanimar al paciente, pero al final falleció.