En las elecciones generales de este domingo participarán 7.315.364 votantes dentro del territorio nacional y 341.001 bolivianos en el exterior. En la historia democrática del país, la semana previa a los comicios se marcó un hito importante, los 10 años de vigencia del padrón electoral biométrico. 

El actual Tribunal Supremo Electoral destaca el avance en esa área y al mismo tiempo admite las flaquezas en el área legal del Órgano Electoral, que en ese tiempo no ha logrado introducir leyes para definir milimétricamente la frontera entre información de gestión y propaganda electoral.

El vicepresidente del actual Tribunal Supremo Electoral, Antonio Costas, destacó que la Corte Nacional Electoral en su primer registro, hace 10 años, fue más allá de los 5.200.000 en 75 días. Los 1.800 equipos estaban distribuidos en brigadas y ese ha sido el proyecto más grande de registro que se ha tenido y con más de 10.000 funcionarios.

El vocal Costas destacó que el área técnica se ha desarrollado, pero que en estos 10 años el área de promover leyes está rezagada. 

“Hay que hacer más normativa. Si hubiera un desarrollo jurisdiccional de justicia electoral más eficiente y más completo, diríamos a los candidatos para que no se confundan, no se equivoquen, esto es información de gestión, esto es campaña electoral y esto es propaganda electoral”, y luego reclamó que en la Sala Plena hay “varios abogados” y reclamó más acción.