Roberto de la Cruz, que ejercía como secretario general de la Central Obrera Regional (COR) de El Alto el 2003, cuando ocurrieron los enfrentamientos de ‘octubre negro’, manifestó que Evo no cumplió las cuatro demandas que plantearon cuando finalizó la convulsión en el país.

El 2003, a raíz de la intención del Gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada de exportar gas a Estados Unidos y Chile, se produjeron bloqueos de carreteras y protestas que convulsionaron el país, dejando varias muertes. Las protestas cesaron con la renuncia del entonces presidente, Gonzalo Sánchez de Lozada y varios de sus ministros.

“En mi condición de exsecretario general de la COR, debo manifestar que no estamos conformes. La agenda de octubre negro contemplaba la nacionalización, la activación del aparato productivo generando empleos y la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su ministro Carlos Sánchez Berzain, nada de eso se ha cumplido”, señaló a EL DEBER el exdirigente sindical.

De la Cruz considera que no se cumplió con la nacionalización de los hidrocarburos, lo que paso fue una “migración o renovación de contratos petroleros”. Sobre la industrialización manifestó que la planta separadora de líquidos no le aporta valor agregado al gas.

Criticó que tampoco se reactivó el aparato productivo, pues si bien se crearon empresas como Papelbol, Cartonbol no tuvieron éxito. “Fueron creadas solo para corromper y ahora están en quiebra”, agregó.

Acerca de las víctimas de violencia, señaló que no se ha visto voluntad política del Gobierno para extraditar al expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

Tomando en cuenta que se acercan las elecciones, De la Cruz señaló que cualquiera sea el próximo Gobierno, se le hará llegar las demandas de octubre negro; sin embargo, “si Evo es reelegido vamos a tener que buscar otras medidas, porque lo único que ha hecho es ofender y mentir al pueblo alteño”, concluyó.

Para el diputado del Movimiento al Socialismo (MAS), Edgar Montaño, el único punto con el que no se ha podido cumplir fue con la extradición de Goni y Carlos Sánchez Berzaín, porque gozan de ayuda de Estados Unidos.

Señaló que con la inversión realizando la compra de acciones en empresas estratégicas de Bolivia permitió reactivar generar más empleos y reactivar la economía. “No se puede expulsar a las empresas porque puede provocar la ruptura de relaciones”, agregó.

Concluyó que la posición de Roberto de la Cruz, se debe a una búsqueda de protagonismo de cara a las elecciones subnacionales que se realizarán el próximo año.