Las ventas en los restaurantes cruceños cayeron entre un 20 y 30% (en algunas categorías), en lo que va del año con respecto a igual periodo de 2018, según datos de la Cámara de Empresarios Gastronómicos de Santa Cruz.

Para revertir esa situación, originada entre otras cosas por la desaceleración económica por la que atraviesa la economía del país, según Fernando Medina, presidente de la entidad, el sector pretende lograr un acercamiento (después de las elecciones) con las autoridades municipales, departamentales y nacionales, y hacerles llegar una propuesta.

“Sugeriremos un cambio en la ley laboral que permita la contratación de determinados puestos laborales por hora, ya que nuestro sector no necesita horarios continuos de ocho horas”, indicó Medina, sobre uno de los puntos que incluirán en la propuesta.

En Santa Cruz, el sector gastronómico genera 70.000 empleos directos y 200.000 indirectos, señaló Medina.

Buscan potenciar al sector

El pasado fin de semana, el vicepresidente Álvaro García Linera, se reunió con la Asociación de Gastrónomos de Bolivia, con el fin de escuchar las sugerencias y propuestas para apoyar el crecimiento de esa actividad en el país.

En ese marco, la autoridad destacó el crecimiento económico que impulsa la actividad gastronómica, al señalar que las personas destinan hasta el 50% de sus ingresos para comprar comida.

Por su parte, los representantes de la entidad entregaron al mandatario un documento en el que se compilan sus demandas, sugerencias y propuestas, entre las se encuentra el apoyo para la organización de eventos que promuevan esa actividad económica.

Relación con el turismo

En 2018, el gasto turístico en Bolivia alcanzó los $us 815 millones (un 1,6% más que el año anterior). El 24% del gasto turístico fue destinado a alimentos y bebidas, según datos del INE.