En poco más de ocho meses de 2019 (hasta el 6 de septiembre), las Reservas Internacionales Netas (RIN) disminuyeron $us 1.071 millones, según datos del Banco Central de Bolivia (BCB).

De acuerdo con las estadísticas del BCB, las RIN pasaron de $us 8.946 millones a finales de 2018 a $us 7.875 en la primera semana de septiembre de este año.

A decir del economista Róger Banegas, la medición de las RIN no debe observarse solo en términos monetarios, sino en los del tamaño de la actividad económica del país, también llamado Producto Interno Bruto (PIB), por lo cual, la caída viene desde el 45% del PIB. En la actualidad, está en el 18% y la tendencia para el 2020 gira en torno al 14%, indica el experto.

En el 2019, según Banega, el indicador de las RIN en Bolivia coincide con el valor promedio a escala sudamericana (18% del PIB); sin embargo, el riesgo es la tendencia a la disminución.

“El cuestionamiento principal es por qué las economías de los países tienen a perder reservas internacionales. La respuesta gira en función de tres dimensiones frecuentes: desaceleración productiva, cifras rojas del sector externo y números negativos en el sector público (déficit fiscal), especialmente cuando los niveles de gasto e inversión pública no acompañan con la generación de recursos”, indicó Banegas.

Por su parte, el también economista, Marcelo Núñez, explicó que las reservas internacionales dependen de la balanza de pagos. Si esta es deficitaria se reducen, si hay superávit aumentan, señala.

“Bolivia al mantener un tipo de cambio fijo y no devaluar como hacen la mayoría de los países vecinos, fomenta la importación de productos extranjeros, provocando que se genere déficit en la balanza de pagos”, señaló Núñez.

Para el experto, el Gobierno está esperando que los precios de los productos exportables aumenten como sucedió hasta el 2014, para que la balanza se revierta a positiva. “Los precios se pueden incrementar, pero no en la magnitud anterior, por lo tanto, el déficit seguirá. La devaluación tarde o temprano tiene que aplicarse”, dijo.

Panorama desalentador

Para el segundo semestre de 2019 se espera una mayor desaceleración del comercio internacional

como consecuencia de la incertidumbre sobre el acuerdo comercial entre EEUU y China y la posibilidad de que las políticas proteccionistas se expandan hacia otros bloques económicos, lo que generaría menores niveles de producción agregados, señala el BCB en un informe.

En este contexto, el ente continuará administrando las reservas internacionales implementando estrategias de inversión conservadoras, buscando principalmente la seguridad, preservación de capital y liquidez de las inversiones.

Tags