El comercio boliviano dejó de mover cerca de $us 100 millones por el conflicto tarifario en el puerto chileno de Arica que ya lleva 11 días sin solución y parados a más de un millar de transportistas.

El problema data desde julio cuando la Terminal Puerto Arica (TPA) reveló un reajuste en los precios que cobra por sus servicios a los importadores bolivianos. “Se estima que el daño económico al comercio exterior de Bolivia por día, suma $us 9,3 millones.

Es una cifra aproximada global”, explicó el presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Ibo Blazicevic. Desde el martes de la anterior semana el puerto de Arica paralizó sus servicios para la carga de importación boliviana, debido a que la empresa concesionaria TPA le exige el pago anticipado por servicio, dispuesto por su Manual que la Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASP-B) se niega a reconocer.

Mientras esto sucede, el efecto directo llega a los transportistas bolivianos que esperan desde hace 11 días, una solución. El miércoles, el directorio de la ASP-B, propuso asumir un incremento tarifario del 10% sobre las tarifas vigentes desde 2013. La estatal Empresa Portuaria Arica (EPA) rechazó ayer la propuesta de la ASP-B, porque dice no encontrar sustento.

“No existe hasta la fecha, ningún acuerdo tarifario vigente entre EPA y ASP-B y el III Acta de Entendimiento expiró en diciembre de 2013, por la falta de disposición de ASP-B”, señaló el gerente de EPA, Rodrigo Pinto, en su carta dirigida al gerente de ASP-B, David Sánchez.

Por esa razón, afirma que no es procedente “de ninguna forma, el curso de un instrumento extinto y que no tiene ninguna vigencia en la actualidad” y que mantendrá la aplicación de su manual de servicios y la facturación de la primera y segunda quincena de agosto.

Choferes, en zozobra

Más de mil choferes bolivianos se encuentran parados en Arica sin poder sacar la mercancía del puerto. En una visita que hizo EL DEBER a los garajes Don Pato, Santa Lucía, San José, del Valle de Lluta y el espacio de Sacaña en Arica, se observaron cientos de camiones, la mayoría sin carga, esperando la habilitación del puerto. Mientras eso sucedía, los choferes sobreviven alimentándose donde pueden o con un gasto mínimo de 25 dólares diarios.

Observan rol de la ASP-B

Los empresarios expresaron su preocupación por las consecuencias del conflicto.

La Cámara Nacional de Comercio (CNC) lamentó que la carga boliviana esté retenida en Arica, generando enormes perjuicios que afectan de manera directa la competitividad de las empresas formales.

Si bien, dicen entender que se está violando el Tratado de 1904 firmado con Chile sobre el libre tránsito, se quejan también de haber cambiado el espíritu de creación de la ASP-B, que era de velar por el cumplimiento del Tratado y que luego de su transformación, se haya vuelto un recaudador de recursos económicos que genera sobrecostos a los operadores de comercio exterior de Bolivia.

Señalan que es urgente llegar a un acuerdo que frene los perjuicios y ratifican la propuesta presentada días atrás, de dejar en manos de una asociación público-privada, la administración de la carga boliviana, bajo criterios de eficiencia y competitividad. Extraoficialmente, se conoció ayer en Arica, de la llegada de autoridades bolivianas al puerto chileno, para retomar negociaciones, con la participación del sector del transporte.

Tags