Luis Marín Camacho Caballero se retiró como jugador defendiendo los colores de Universitario de Sucre, donde jugó las temporadas 2006 y 2007. Tenía 31 años y mucho por dar en las canchas. Una lesión lo hizo tomar esa drástica decisión.

Debutó profesionalmente en Oriente en 1997, previo paso por las divisiones menores del club albiverde donde fue capitán en varias categorías. Estuvo cinco años en el plantel profesional del equipo refinero y el 2001 formó parte del equipo campeón en el que estuvo también José Castillo, hoy, uno de sus dirigidos.

Por cosas del fútbol y de su carrera deportiva, en 2002 y 2003 jugó en Blooming. El 2004 se fue a La Paz F.C. y un año después estuvo en Unión Central de Tarija.

Al dejar de jugar optó por estudiar para entrenador en la Universidad del Fútbol. Primero se graduó para trabajar en divisiones menores y después para el fútbol profesional. Tiene título y por consecuencia hace poco la Federación Boliviana de Fútbol le otorgó la licencia de entrenador.

Su primer reto lo tuvo en la Academia Tahuichi, en la que quemó etapas al dirigir niños y posteriormente jóvenes de hasta 19 años. En 2015 le llegó la oportunidad de ser ayudante de campo del argentino Tito Pompei, en Oriente.

Fueron sus primeras armas y gracias a Oriente, donde también se había desempeñado como coordinador de las divisiones menores; esto le sirvió para seguir el trabajo de los directores técnicos que tuvo el plantel profesional.

Sigue muy de cerca a grandes entrenadores y en especial a los que dirigen en el fútbol argentino. Confiesa que sabe todo lo que hace Vélez Sarfield y River Plate, pues sostiene que estos equipos practican buen fútbol.

Hoy es el entrenador del cuadro albiverde y más allá de que su nombramiento fue para que asumiera de manera interina (tres días del inicio del torneo Clausura) y de admitir que en su profesión mandan los resultados, confesó a DIEZ que su meta es quedarse hasta el final de temporada.

Con un poco más de dos meses en el cargo ¿qué panorama tenés como entrenador de Oriente Petrolero?

Me siento tranquilo porque cuento con el apoyo del presidente del club (Ronald Raldes) y apunto solo a los partidos que se vienen.

Te hablaron para salvar una emergencia, el torneo Clausura está en la mitad de su desarrollo y seguís en el puesto...

Sí, en principio asumimos por poco tiempo. Como el profesor Mauricio (Soria) dejó el equipo de un momento a otro, entonces debimos afrontar el desafío tres días antes del inicio del torneo Clausura. La responsabilidad se ha ido alargando, aunque Ronald ha sido claro desde un principio. La intención era de sostener el equipo hasta que se contrate al nuevo cuerpo técnico.

Ahora, todos sabemos que Ronald (Raldes) ha solicitado tiempo, ha pedido que lo dejen trabajar para elegir bien al cuerpo técnico que debe implementar un nuevo proyecto. Así lo ha explicado en su momento.

¿Te querés quedar?

La responsabilidad es muy grande y la asumimos como tal. Voy a demostrar que podemos quedarnos hasta el final. Sabemos que nuestra permanencia depende de los resultados. Esto es así en todas partes. He estado siempre preparado para asumir esta responsabilidad, pero con la intención de quedarnos y de consolidarnos.

Has tenido dos victorias consecutivas, especialmente una en Potosí, ¿eso impulsó para que Raldes respalde más tu continuidad?

Es así. Se dieron dos triunfos que fueron importantísimos. Los jugadores se han dado cuenta de que se puede jugar bien y que se puede ganar fuera de Santa Cruz, pero repito la confianza del presidente ha sido fundamental para crecer y porque la tenemos desde un principio. Ahora lo que nos queda a nosotros es trabajar para seguir mejorando.

El reto es fecha a fecha porque cada vez que pierde Oriente se habla del entrenador que debe llegar ¿esto te incomoda?

De ninguna manera. Por ejemplo, en la derrota que tuvimos contra Royal Pari considero que es uno de los mejores partidos que hemos jugado. Lamentablemente no se ganó, pero igual, tengo claro el objetivo que es de quedarme hasta el final de la temporada. Si hay que aguantar muchas cosas lo voy hacer. Lo mejor es aislarse de otros temas que no atañen al equipo y al torneo. Dios sabrá que vendrá de aquí para adelante.

¿Lo mejor sería que el directorio te confirme como el entrenador oficial y así dejar de ser el técnico interino?

Hoy por hoy soy el técnico. Me confirmen o no ya no es importante para mí, más al contrario mi propósito es trabajar bien sin estar pendiente de lo que otra gente diga. Tengo tranquilidad para trabajar y estoy muy agarrado de lo que acordamos con Ronald (Raldes).

¿Es una ventaja tener de presidente del club a una persona como Raldes, que fue jugador del equipo y conoce bien a la institución?

Ronald (Raldes) es amigo de todos. Si bien ha asumido muy bien el papel de presidente del club, siempre llega para hablar con los jugadores, con el cuerpo técnico y con la planta administrativa. Está siempre cerca de todo. Eso es bueno porque todos sentimos su respaldo, sobre todo en duros momentos como cuando perdemos. No es de mucho hablar, pero la vez que lo hace manda mensajes claros. Por eso el grupo está muy tranquilo y se siente respaldado por la directiva, que al grupo le está dando un buen trato, especialmente en lo económico para que ellos se dediquen solo a trabajar y tengan un mejor rendimiento.

¿Se mete a la hora de armar el equipo, sugiere?

Asume su rol. Es un tipo que sabe hasta dónde tiene que llegar, es ubicado y respeta la posición que tengo en el plantel. Él está siempre cerca de nosotros, pero es para apoyarnos.

¿Cómo ves el panorama del equipo de aquí hasta el final del Clausura?

Estamos con un panorama bueno, siempre y cuando sepamos aprovechar esta seguidilla de partidos que tenemos de local y consigamos todos los puntos en disputa. Ya tenemos el plantel casi completo porque los lesionados se recuperaron.

Tuvimos ausencias importantes y eso lo sintió el equipo, especialmente cuando enfrentamos a Royal Pari. Ahora ya contamos con los dos laterales (Áñez y Pérez), que son fundamentales en una estructura del equipo. Lo propio ocurrió con Sebastián Gamarra y otros chicos que se están poniendo a tono. Ahora tenemos más opciones con excepción de las lesiones de Alexis Ribera y Mauricio Sperduti, que está para largo su recuperación.

¿Tenés un plantel corto?

Ya lo he dicho en otras ocasiones. La mitad del plantel son jugadores que subieron de la reserva y de la Primera A. Entre 15 y 16 son los jugadores con recorrido a nivel profesional. Para un campeonato tan largo, como se da acá en Bolivia, donde se juega entre fecha y fecha entre la altura y el llano, un equipo queda limitado cuando se te lesionan los jugadores. Oriente tiene un plantel numeroso, pero como dije antes más de la mitad son los que ascendieron de la Primera A.

¿Esto te obliga a dar oportunidades a los jóvenes?

Con nosotros el que juega es porque tiene condiciones. Un caso es Rodrigo Saucedo, que debutó ante Royal Pari. Tenemos a otro jugador para que reemplace a Carlos Áñez por derecha. Pudimos improvisar metiendo a un jugador con experiencia y no meterlo a Saucedo, pero en nuestra decisión se valoró las condiciones del joven jugador.

Ante Royal jugamos con tres sub-20 (Saucedo, García y Rojas). Y en el grupo tenemos otros jugadores que están esperando su oportunidad. Ya veremos en qué momento los utilizamos. Nos hubiera gustado tomarlos en cuenta, pero lo mejor es que primero cumplan con un periodo de adaptación, que lo están teniendo.

¿Hay mucha presión al hacer jugar a juveniles en Oriente?

Es muy complicado porque es mucha responsabilidad. Nosotros les estamos dando oportunidad, pero de a poco tienen que saber lo que significa ser jugador profesional. En todas partes del mundo ocurre, pero aquí, especialmente en Oriente Petrolero, hay mucha presión. El jugador lo siente también porque no es fácil debutar en este club. El que lo hace bien es porque tiene algo de diferente y estamos seguros de que puede consolidarse. Esto lo veremos a fin de año, cuando se haga un balance del campeonato.

¿Qué pasa con el goleador José Alfredo Castillo, por el tema del reclamo de los goles?

El 'Negro' no hizo una buena pretemporada por lesión. Él fue un jugador muy importante en el anterior campeonato y en Oriente siempre ha sido vital por su efectividad. Además, tuvo una lesión muy grave (pubalgia), que lo dejó fuera durante mucho tiempo. Hace poco se mostró totalmente recuperado y por eso hizo un trabajo diferenciado durante el receso. En el partido contra Royal Pari se lo vio mejor. Necesita más confianza, que la va tener de nuestra parte, y reencontrarse con el gol. Una vez agarre buena racha, seguro que tendrá nuevo rumbo y será un gran aporte al equipo.

¿Cómo ves el desenvolvimiento de la defensa?

Hasta ahora, el trabajo de la defensa nos origina un poco de tranquilidad. De pelota parada, por ejemplo, no hemos tomado goles. Después del gol que nos hizo Always Ready, no hemos recibido uno solo por esta vía y eso habla bien de la concentración y de la predisposición que hay en la marca, que es un problema que se tiene siempre en nuestro fútbol.

¿Y el medio campo?

Tenemos un buen elemento. Daniel Rojas, pese a su juventud tiene mucha personalidad para jugar. Lo mismo el chico Palmieri (Norberto) que tiene mucha marca y buena presencia en la zona. Gamarra es otra opción de salida limpia desde atrás. Después está el muchacho Juan Carlos Parada, que viene de Estados Unidos y a quien se lo ve físicamente más íntegro. Tenemos otro grupo de jóvenes, pero los que mencioné por ahora son los que se pelean el puesto.

¿Lucas Mugni es el líder?

Sin duda. Es el líder del medio campo. Su nivel es alto y eso es bueno. Tenerlo nos da tranquilidad, nos da el respiro que muchas veces se necesita para tener el balón. Sabemos que en cualquier momento genera fútbol. A su lado está Pablo Ruiz, un jugador de buen pie y muy pensante. Quizás se le pide más dinámica, pero es un volante que sabe manejar muy bien los tiempos. Más adelante lo tenemos a Pedro Marcos y a Carlos Soliz, que también son jugadores importantes que están ganando minutos. Dios mediante espero verlos consolidados en el primer plantel.

¿El objetivo es asegurar un cupo a la Libertadores?

Lo que buscamos es clasificar a la Copa Libertadores porque se puede alcanzar este objetivo. Lo vamos a luchar.