Los daños por las quemas e incendios forestales suben a diario, pues pese a los esfuerzos de bomberos y de voluntarios, el fuego no logra ser sofocado en varios municipios de la Chiquitania.

De hecho, ayer la Gobernación de Santa Cruz informó que el fuego llegó a otros tres municipios que se habían mantenido a salvo de las llamas (San Ramón, Pailón y Ascensión de Guarayos), por lo que en total se registran 49 incendios forestales activos en 15 municipios.

La Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC), que hace seguimiento a estos eventos, indicó que este año suman 3.524.000 hectáreas consumidas por el fuego en el departamento cruceño, de estos el 64% (2.265.275 hectáreas) es bosque, el restante 36% (1.258.893), pastizales.

El informe es hasta el 20 de este mes, en base al sistema NBR ( Índice de Calcinación Normalizada NBR, por sus siglas en inglés) de la fundación.

El especialista del proyecto de Ecorregiones Conectadas Conservadas Sostenibles (Eccos), de dicha fundación, Andrea Marko, explicó que estas cifras demuestran que los daños son de mayor magnitud comparados al pico histórico de los últimos años, el 2010, cuando, según la Gobernación, se quemaron 3,5 millones de hectáreas.

“Lo peor de este año es que dos tercios de las partes quemadas son bosques, mientras que en 2010 la relación era inversa, un tercio era bosque”, señaló. Según Marko, a diferencia de los años anteriores, en esta gestión se están registrando incendios donde nunca hubo y citó como ejemplo Ñembi Guasu, donde ya se consumieron 404.862 hectáreas, es decir, el 34% del total del área.

Lo más preocupante es que aún no terminó la época de quemas, falta un mes. Los datos de la Gobernación cruceña varían de los de la FCBC, pues según el último informe hasta ayer, 3.398.644 hectáreas fueron consumidas por las llamas.

En cuanto a focos de quema, el acumulado de este año es de 29.857, pese a que aún no terminó el año, la cifra no es distante a los de 2010, cuando sumaron 32.838.

La responsable del proyecto Eccos, Leny Cuéllar, enfatizó que lo más preocupante es que en esta gestión se registraron daños en el territorio de los cinco pueblos indígenas del departamento y en 10 áreas protegidas.

“Hay personas que piensan que ya no hay fuego, pero a diario se sigue quemando. No es que se están quemando palos, se está quemando fuentes de vida, fuentes de provisión de agua”, manifestó.

Entre las maderas más valiosas de las zonas afectadas están: morado, tajibo y tipa. “Hay bosques que demoraron años en formarse y de pronto, toda esa evolución se vio reducida a cenizas”, lamentó, Daniel Coimbra, de la FCBC.

Incendio a 15 km de parque

El secretario departamental de Seguridad Ciudadana, Enrique Bruno, señaló que se está reforzando el trabajo con maquinaria para proteger el parque Noel Kempff Mercado, pues el fuego está a 15 kilómetros del pulmón verde que tiene incalculable riqueza de flora y fauna. Para frenar el fuego, se trabaja con tres orugas (se aumentó una), para abrir brechas.

“El fuego sigue avanzando. Cada día se queman miles de hectáreas”, dijo Bruno. Además de los tres municipios mencionados, hay incendios en San Ignacio de Velasco, San José de Chiquitos, Concepción, San Rafael, Roboré, San Matías, Charagua, San Antonio de Lomerío, San Miguel, Puerto Suárez, San Javier y El Carmen Rivero Tórrez.

En Pailón el fuego fue controlado. Cristina Chirino, del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), informó de que entre hoy y mañana se esperan lluvias en la Chiquitania, luego se quedan vientos del sur