Las sanciones que había impuesto el Gobierno de Donald Trump a empresas chinas, motivaron a Huawei a presentar este jueves en Alemania su último smartphone, el Mate 30, pero sin las aplicaciones de Google preinstaladas.

El Huawei Mate 30, competirá con el iPhone 11 de Apple y el Samsung Galaxy Note 10, señala la agencia EFE. Además, por primera vez un smartphone de esta marca tendrá una versión del sistema operativo Android de código abierto.

Esto significa que no incluirá de fábrica aplicaciones como Google Maps, Youtube, ni el asistente del buscador y más bien, la empresa china se ha propuesto sustituirlas por sus propias apps.

A pesar de ello, las apps mencionadas no están restringidas y podrán ser instaladas por el propio usuario.

El portal La Vanguardia que la compañía china asegura que lo ha preparado todo para que los usuarios puedan acceder al mismo universo de aplicaciones que tienen ahora en sus móviles actuales.

Paquete Huawei Mobile Services

Lo que no queda claro todavía es cómo será el proceso de configuración del nuevo móvil, pese a que los directivos de Huawei aseguran que los usuarios no tendrán ningún problema para que el proceso sea similar al que ya ejecutan con el sistema operativo Android oficial.

En lugar de los servicios de Google, los nuevos móviles saldrán al mercado con un paquete llamado Huawei Mobile Services, que incluye una tienda de aplicaciones propia, App Gallery, que de momento, incluye 11.000 apps, pero que tendrá muchas más cuando los Mate 30 y su versión de alta gama, Mate 30 Pro, lleguen al mercado en el último trimestre del año.

Huawei está tratando de ampliar al máximo su catálogo de software y asegura que trabaja para conseguir que lleguen algunas como WhatsApp, que siempre se podría descargar desde alguna plataforma independiente que no sea norteamericana.

El papel de Google

La estrategia de Huawei es colocar en los móviles un camino fácil para que los usuarios accedan a los mismos servicios que ya tienen.

Aunque no puedan hacerlo oficial, Google debe haberles orientado en esa tarea. La compañía del buscador, que depende de llevar sus servicios gratuitos al mayor número posible de personas, no quiere renunciar a los 570 millones de teléfonos que ha vendido la empresa china.

No puede haber trato comercial entre ambas, aunque todo apunta a que ha habido conversaciones en este trance que ninguna de las compañías deseaba.

El plan B de Huawei

Al mismo tiempo Huawei prepara un sistema operativo llamado Harmony, que estaba desarrollando para aplicaciones del internet de las cosas y que ahora está adaptando para incluirlo en móviles; sin embargo, la prioridad sigue siendo Android.

Huawei asegura que mantendrá actualizaciones de seguridad y, de hecho, a su capa de personalización de Android la ha llamado EMUI10, en una clara alusión a Android 10, la última versión del sistema operativo de Google que está a punto de llegar al mercado.

Ahora la empresa china depende de la confianza que tengan sus clientes en esta nueva estrategia de sistemas operativos. Los nuevos Mate 30 y Mate 30 Pro son de gran calidad y tienen mucha potencia en el aspecto de fotografía y vídeo apoyados en un nuevo procesador de construcción propia, Kirin 990.

También te puede interesar: